Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Nacional

Un día triste en las playas Garita y El Toro

LOS SANTOS. La mañana del 16 de octubre, Amada Caballero, presidenta del Comité de Playa Garita y El Toro en Pedasí, iniciaba la faena ...

LOS SANTOS. La mañana del 16 de octubre, Amada Caballero, presidenta del Comité de Playa Garita y El Toro en Pedasí, iniciaba la faena en una mañana calurosa junto a otras personas de la comunidad, aprovechando el aguaje de la playa para ir en busca de ostiones, calamares y quizás hasta una langosta para preparar la cena.

Lo que ignoraba Amada y las otras 33 familias que residen en esta zona, era que el gobernador de la provincia de Los Santos, Héctor Cárdenas ejecutaría un lanzamiento y destruiría las casas y bohíos que algunos pedasieños han ocupado de generación en generación.

“Llegamos a estas tierras cuando a los terratenientes de Pedasí no les interesaba el mar, porque la pesca era para los pobres y nos dejaron frente a la costa para que no le cayera salitre a sus terrenos.

Los dueños de finca nos decían que las vacas no comen sal sino hierba”, explicó Caballero.

Hoy día estas mismas tierras han aumentado de valor, compañías y consorcios las están comprando a precios exorbitantes.

Amada Caballero narró que una llamada telefónica alertó a los afectados, pero no les dio tiempo de llegar al lugar para sacar sus enseres.

“Nosotros (un pequeño grupo de residentes que se hizo pasar por gente de mar) logramos entrar a las 7:30 de la mañana y ya los policías estaban bloqueando el camino”.

“Ellos no eran de aquí y no nos reconocieron cuando le dijimos que ibamos a buscar mariscos”, comentó. Caballero dijo que las personas que perdieron sus casas y ranchos, nunca fueron notificadas formalmente para sacar las pertenencias y cuando se hizo efectiva la orden, las retroexcavadoras pasaron por encima de las casas.

Destacó que las maquinarias destruyeron casas, eletrodomésticos, muebles, herramientas de trabajo y a punta de mazo destruían los tanques sépticos de las viviendas.

La vocera de los afectados manifestó que esto se pudo evitar si en la Alcaldía de Pedasí le hubiesen notificado.

Aseguró que dos días antes del desalojo estuvo en el despacho del alcalde de Pedasí, Plinio García quien le comunicó que él no iba a hacer ese desalojo, porque se iba de vacaciones el 17 de octubre.

“No sabemos si un corregidor fue quien dio la orden, lo que sí sabemos es que quien se presentó al desalojo fue el alcalde Plinio García con su secretaria Aura Cedeño”.

“En el lugar había más de 100 unidades de policías que cerraron las entradas de Playa El Toro y Garita”, sostuvo.

Caballero describió cómo las máquinas subían y bajaban las lomas y destruían todo a su paso.

Señaló que un muchacho muy joven era el tractorista que se burlaba de ellos cuando pasaba por arriba de los cultivos.

“No queda nada... Dios dónde estás, porqué permites que esto pase”, exclamó Caballero con el rostro compungido al observar el desastre.

Un largo proceso

La pugna por estas tierras inicia el 11 de agosto de 2003 con una demanda de lanzamiento interpuesta ante la corregiduría de Pedasí por los propietarios de las fincas 6928 y 6929, Eduardo Agustín Zambrano y Lisbeth Graciela Zambrano.

Se conoció que el caso se trasladó a la Alcaldía donde se falló a favor de los demandantes.

Los demandados apelaron la decisión del alcalde y el expediente llegó hasta el despacho del gobernador de ese entonces Andelo Villalaz.

Los ocupantes a través de su abogado, Conrado Castillo, interpusieron una Amparo de Garantías para evitar ser desalojados y se ordenó una revisión que los favoreció.

La historia apenas empieza

Los residentes de Playa Garita y El Toro consideran que se aproxima una ola de desalojos que se fraguan en la Gobernación de Los Santos.

Se conoció que en los próximos días un contingente de policías armados y maquinarias entrarán a desmantelar las propiedades en playa Chumico y Boca de Oria.

Las paradisiacas playas de esta provincia, se las están vendiendo a precios increíbles.

Hay celebridades que visitan en estos lugares remotos. Se les ve tranquilos porque vienen a disfrutar de la paz y la tranquilidad de estas tierras panameñas.

Paz y tranquilidad que 33 familias de Pedasí, perdieron la mañana del 16 de octubre.