Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Nacional

Entre la pobreza y la esperanza

CHIRIQUÍ. A 10 diez minutos aproximadamente del centro de la ciudad de David, se encuentra Villa Escondida, un barrio del corregimiento...

CHIRIQUÍ. A 10 diez minutos aproximadamente del centro de la ciudad de David, se encuentra Villa Escondida, un barrio del corregimiento de Pedregal, que se originó del precarismo.

Han pasado más de 11 años desde que se dieron las primeras invasiones de tierra, pero las condiciones socioeconómicas siguen siendo caóticas.

No cuentan con el servicio de agua potable, que ha obligado a sus moradores a construir pozos para abastecerse del vital líquido.

Otros, pese a la distancia, prefieren cargarla desde una toma habilitada por el Instituto Nacional de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN).

“Sólo contamos con una pluma que a veces echa agua, indica Juanita Santamaría, presidenta de la Junta Local de Villa Escondida.

En ese sentido, Susana Castillo, quien junto a su esposo e hijos, vive en el lugar, señala que muchas veces los niños enferman producto de la ingesta del agua de los pozos.

En esta área se contabilizan cerca de 305 viviendas, muchas de ellas construidas con viejas hojas de zinc, tabla, cañazas e incluso de cartón.

La población se calcula en mil personas.

La dirigente comunitaria, también le preocupa los índices de desempleo que existen en el área.

Señala que los más afectados son los jóvenes, quienes muchas veces buscan como escape las pandillas; ya que en la mayoría de los casos dependen de sus madres, ya que provienen de hogares de disfuncionales.

“Muchos de los muchachos ya son de 15, 16 y 17 años, que ya quieren vestirse bien y no tienen trabajo”, apuntó.

En los últimos días se han registrado tres asaltos a los conductores de vehículos que entran el lugar a abastecer las pequeñas abarroterías que existen en el lugar.

Por otro lado, tampoco cuentan con calles asfaltadas, a pesar que algunas autoridades y políticos se las han prometido en reiteradas ocasiones. En el invierno el transito se torna difícil. No hay escuela

La población considera que el aumento de la población en este sector amerita que el Ministerio de Educación construya una escuela, ya que manifiestan que los niños deben recorrer una distancia considerable hasta llegar al centro educativo más cercano, lo que pone en peligro sus vidas debido a que por el área transitan autos que van ha alta velocidad.

En Villa Escondida, la principal fuente de trabajo de sus moradores es la pesca, sin embargo la situación económica no es la mejor porque ultimamente es poco lo que se logra conseguir.

Este mes la actividad pesquera sufrió una merma.

El salario que reciben, apenas alcanza para la comida lo que mantiene preocupado a los residentes de este lugar.

“No hay para los regalos de los niños en esta Navidad, no tendremos nada ni siquiera para los niños”, comentan los lugareños.

Enoch Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio, Agricultura e Industrias de Chiriquí, reconoce la existencia de estos cordones de pobrezas que han surgido en la ciudad de David.

Señala que es una realidad que generalmente es producto del precarismo, donde no se ha dado ninguna planificación.

Es por ello que según dijo procedieron a llevar juguetes al área, porque reconocen que los recursos de estas familias son limitados.