08 de Ago de 2022

Nacional

Un aventón por la paz en el mundo

PANAMÁ. Armado con un rostro amable, una expresión cordial y una personalidad que denota sencillez, el francés Jeremy Marie ha sido cap...

PANAMÁ. Armado con un rostro amable, una expresión cordial y una personalidad que denota sencillez, el francés Jeremy Marie ha sido capaz de convencer a alrededor de 500 conductores en todo el mundo de que le den un aventón. De esta forma, que recuerda aquella utilizada por los hippies en los años sesenta, ha sido capaz de viajar más de 44,150 kilómetros desde Normandía, su tierra natal, hasta las oficinas del diario La Estrella , donde este trotamundo conversó sobre sus experiencias en cuatro continentes, motivado por la paz. Un recorrido sin gastar un centavo en transporte.

Su aventura comenzó hace unos 17 meses, cuando abandonó Francia equipado tan sólo con unas cuantas pertenencias, algo de dinero que había ahorrado y un irresistible anhelo de conocer otras tierras.

En los siguientes meses, cruzó el este de Europa hasta llegar a Turquía. Su recorrido continuó por el Oriente Medio, pasando por naciones como Siria y Jordania, hasta arribar a África. Le tomó casi 15 meses atravesar África, en un periplo que lo llevó por países como Egipto, Sudán, Kenia, Uganda, Tanzania, Mozambique, entre otros, y que culminó en Cuidad del Cabo, en Sudáfrica.

El francés dice que pasó las siguientes dos semanas preguntando en el puerto si había algún barco con destino a América del Sur. “Todo el mundo iba a Australia, EEUU, Marruecos, hasta que finalmente conocí a un capitán yugoslavo que se dirigía a Tahití”.

La aventura terrestre de Marie se convirtió entonces en una travesía de dos meses por el Atlántico, en un barco construido en Ciudad del Cabo y que sería alquilado a turistas en Tahití. Hace casi dos semanas atrás, la embarcación arribó a la ciudad de Colón, para posteriormente cruzar el Canal, una experiencia que calificó como “muy interesante desde el punto de vista técnico”, refiriéndose al impresionante funcionamiento de la vía acuática.

No es solo la primera vez que visita Panamá, sino también que pisa suelo americano. En la capital, le ha sorprendido su multiculturalidad, la presencia de elementos étnicos muy diversos que le recuerda a las ciudades europeas. Acerca de los panameños, los describe como gente “muy sociable, dispuestos a ayudarte”.

ESTRATEGIAS DE UN VIAJERO

En vez de esperar en medio de una carrera desolada a que pase un conductor compasivo, Marie ha desarrollado una técnica alterna para conseguir sus aventones. Por lo general, trata de entablar conversación con los automovilistas en las estaciones de gasolina. Para ganarse la confianza, les enseña un portafolio que siempre carga consigo y que tiene imágenes de su viaje y recortes de periódicos de diferentes partes del globo que le han dedicado alguna página a su aventura. Su eterna sonrisa finaliza siempre el trabajo.