Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

El drama del panameño

PANAMÁ. “No hacer nada tiene un costo muy grande”. La frase se refiere al costo que tendría para los panameños no dar solución inmedia...

PANAMÁ. “No hacer nada tiene un costo muy grande”. La frase se refiere al costo que tendría para los panameños no dar solución inmediata a la situación actual del transporte público en la ciudad capital.

La condición de vida de miles de panameños de escasos recursos, que sufren las consecuencias de un transporte público ineficiente, inseguro e incómodo, la de quienes se movilizan en vehículos particulares, colegiales, comerciales o de carga, y que por un crecimiento urbano sin planificar, se encuentran diariamente inmersos en inacabables congestionamientos; la del peatón, que tiene cada vez menos espacios y el conductor-dueño de autobús, que mantienen una relación laboral desgastada, conforman un panorama social, que la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá (FUDESPA), tomó en cuenta para hacer su propuesta de transporte público masivo.

La organización hizo un análisis de estudios recientes sobre el tema y tomó la propuesta que teniendo en cuenta los elementos arriba mencionados, entre otros elementos, puede constituirse en la mejor alternativa de movilización masiva para la ciudad capital.

LA PROPUESTA

En base a este análisis FUDESPA recomienda desarrollar y poner en funcionamiento el Sistema de Buses Articulados en carriles exclusivos, sobre los tres ejes troncales incluyendo algunas rutas a la terminal de Albrook, según se establezca en el estudio de la demanda.

Las rutas troncales son: Transístmica, de San Isidro a la Plaza 5 de Mayo; Vía España de Tocumen a Plaza 5 de Mayo y de la Avenida Domingo Díaz a la Avenida Ricardo J. Alfaro. El sistema también requiere el establecimiento de rutas alimentadoras que trasladarán a los usuarios desde y hacia las terminales de buses articulados.

De hecho, en la ciudad capital “actualmente los buses de transporte público ocupan un carril, por el cual no se atreve a circular nadie más, de modo que no sería difícil habilitar las rutas exclusivas para el sistema propuesto”, argumentó la Ing. Jesualda de Sánchez coordinadora del estudio sobre el transporte público masivo en FUDESPA.

Esta propuesta tendría un costo de inversión inicial de 72.5 millones de dólares, 21 millones en equipo rodante y un costo promedio de operación por kilómetro de $1.5 con una tarifa de equilibrio de $0.27 centavos. El monorriel tiene en inversión inicial $418.4 millones y $15. 2 millones en equipo rodante, con un costo promedio de operación de $15.2 y una tarifa de $0.5. Finalmente el metro subterráneo tendría como costo de inversión inicial $440.5 millones, no se tienen datos para equipo rodante, $6.77 por costo promedio de operación y una tarifa de $1.65.

Otras consideraciones, como explicó la Ing. Jesualda de Sánchez, tienen que ver con la demanda del servicio. La mayor demanda se da en la hora pico en dirección al centro de San Miguelito hacia 5 de mayo, con unos 11,100 usuarios. la alternativa propuesta justifica su inversión atendiendo entre 10 y 20 mil usuarios, mientras que el monoriel necesita entre 14 y 40 mil y el metro entre 60 y 80 mil usuarios.

OPINA EL BANCO MUNDIAL

En el documento “Ciudades en Movimiento” el Banco Mundial reconoce las bondades de los sistemas de transporte masivo a través de Corredores Troncales de Autobuses, por tener la capacidad de mover igual o mayor número de pasajeros, con igual o mayor velocidad comercial, a costos en la mayoría de los casos entre 8 y 12 veces menores que tecnologías más costosas (tren ligero, monoriel, metro) sin afectar las finanzas locales y reduciendo el costo para los usuarios de menores recursos económicos.

COSTOS POR NO HACER

Actualmente, según el análisis, se están gastando más de $1,000 millones anuales en el transporte público, tomando en cuenta congestionamientos de tránsito, tiempo de los usuarios, costos de operación de los buses, costos de movilización de los pasajeros e incidencia de accidentes. Con la propuesta se ahorrarían aproximadamente $521 millones anuales.