22 de Feb de 2020

Nacional

Amador: riesgo residencial

PANAMÁ. La Calzada de Amador se está convirtiendo en un megacentro comercial al aire libre y en medio del mar, donde cada día se constr...

PANAMÁ. La Calzada de Amador se está convirtiendo en un megacentro comercial al aire libre y en medio del mar, donde cada día se construye una marina nueva, se rellena un tanto y se desarrollan proyectos inmobiliarios.

Desde 1913, cuando se construyó el camino que une las islas Naos, Perico y Flamenco con el continente, el Causeway no ha dejado de mutar. Luego de la construcción del canal operaban las bases de defensa del mismo y un pequeño puerto para el trasporte de mercancía. Hoy es un punto exquisito para inversionistas que plantean que el lugar se debe explotar para la marina.

En el Causeway abundan los restaurantes, bares y discotecas que seducen a panameños y extranjeros por su ambiente costeño.

Pero esto tiene sus desventajas. El arquitecto Álvaro Uribe, prevé que dentro de muy poco, los dos paños de carretera que hay para entrar a las islas van a ser insuficientes por la cantidad de autos que circularán en el área. ¿Por qué? Sostiene que la construcción de hoteles es un disfraz para transformar el área en residencial. “De modo que aumentará la densidad de la calzada, y el tráfico de vehículos se intensificará”. De hecho los inversionistas presionan para ampliar el camino de acceso y agregar más paños a la vía. ¿Quién lo pagaría? Adivine: usted.