Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Nacional

Chile espera respuesta

PANAMÁ. La demora del gobierno panameño en darle una reparación económica a las familias chilenas que perdieron a sus seres queridos en...

PANAMÁ. La demora del gobierno panameño en darle una reparación económica a las familias chilenas que perdieron a sus seres queridos en aquel trágico accidente del SAN-100, el 29 de mayo de 2008, podría salir muy caro al Estado.

Y es que Alejandro Bernales, hijo del director de Carabineros, José Alejandro Bernales, quien falleció en el accidente junto a su esposa Teresa Bianchini, no descarta interponer una demanda ante un juzgado internacional, si las autoridades panameñas no presentan su propuesta lo antes posible, toda vez de que ayer se cumplió un año de la tragedia.

Ayer, en la página web del diario chileno El Mercurio , Bernales calificó como “impresentable e inconcebible”, que el gobierno panameño no haya tenido la disposición de reparar a las familias, antes de llegar a esta fecha, para “poder vivir el duelo más tranquilos”.

Bernales no entiende porqué con las familias panameñas terminó el proceso de reparación y con los chilenos no y dijo que sería “muy feo” que el presidente de la República, Martín Torrijos, a quien le queda un mes de gestión gubernamental, no cumpla con este deber.

PRIMER ANIVERSARIO

El primer aniversario de la tragedia aérea ocurrida en el barrio de Calidonia fue muy espiritual. La Embajada de Chile convocó un oficio religioso en la Basílica de Don Bosco y el Estado hizo lo propio en la Iglesia Catedral Metropolitana, para pedir a Dios por el eterno descanso de las familias panameñas y chilenas.

El pasado martes 26 de mayo, el Consejo de Gabinete, que preside el presidente Torrijos, autorizó al Ministerio de Economía y Finanzas, que gestione los fondos para el apoyo económico, hasta por un monto total de 2 millones 500 mil dólares, para los sobrevivientes de las familias panameñas.

El ministro de Gobierno y Justicia, Dilio Arcia, dijo ayer que con esto no se repara la pérdida de vidas humanas, pero que era responsable reparar en alguna medida a los sobrevivientes antes de que finalizara este gobierno.

Entre tanto, el embajador de Chile en Panamá, Juan De Dios Gutiérrez, dijo que aunque se haya emitido el informe que señala las causas de la tragedia, el gobierno panameño no debe olvidarse de las compensaciones que están exigiendo las autoridades chilenas, quienes esperan que haya un acuerdo antes de que termine esta gestión gubernamental.

Aunque el gobierno panameño ya terminó el proceso para darle la reparación a los sobrevivientes de las familias panameñas, todavía faltan las chilenas. La mesa binacional ya culminó y sólo resta la respuesta definitiva del gobierno panameño.

Sin embargo, los comerciantes del área de Calle Q, Calidonia, quienes también fueron afectados por este accidente aéreo, no han sido resueltos económicamente por los días en que estuvo cerrada el área donde ocurrió el accidente.

Allí hubo algunos heridos y personas traumadas por el impacto que causó la explosión y al ver los cuerpos destrozados. A estas personas el gobierno hasta ahora no les han dado nada, pero esperan respuestas.