Temas Especiales

03 de Aug de 2020

Nacional

‘Al menor intento de fuga que disparen’

PANAMÁ. La visita que el ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino hizo ayer junto con el director de la Policía Nacional, Gust...

PANAMÁ. La visita que el ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino hizo ayer junto con el director de la Policía Nacional, Gustavo Pérez Jr. , a las cárceles La Joya y La Joyita iba bien hasta que anunció una orden inusual al personal de seguridad que trabaja allí.

“He dado la instrucción de que el que se está evadiendo le disparen, tan sencillo como eso”. El ministro añadió que es a partir de “un absurdo de la ley que los custodios tienen temor a disparar, le he dado una instrucción y voy a poner mi pecho también”, expresó.

A raíz de esas declaraciones, la visita que hizo el titular se empañó, dijo el presidente de la Fundación de Apoyo al Detenido, Javier Justiniani, quien felicitó a Mulino por ir personalmente a conocer la situación de las cárceles, pero sus palabras las calificó como “lamentables y temerarias de parte de un hombre que vivió la represión”.

DOS ADVERTENCIAS

El abogado Roniel Ortiz coincide con Justiniani, y a su juicio seguir esa orden “sería una locura”, porque la ley contempla que eso se hace luego de dos advertencias.

La primera es cuando un policía da la voz de alerta, gritando ¡Alto!, la segunda es con un tiro al aire y solo si su vida o la vida de otras personas corren peligro, solo entonces se procede a disparar.

“No es lo más correcto”, insiste Justiniani, mientras que Ortiz por su parte concluye que nadie puede pasar por encima de la ley, porque hay que respetar lo establecido.

Según el Decreto 393, en su artículo 369, promulgado en julio de 2005, los motivos para actuar de la forma que instruyó Mulino es cuando en una evasión, un reo secuestre o tome de rehén a terceras personas, pero nunca contra un detenido desarmado.

Justiniani añadió que faltar a esto puede llevar a un policía o a los custodios a cumplir 30 años de prisión.

“Ellos tienen que comprender que si siguen esa instrucción están infringiendo la ley”.

Irónicamente, Mulino había dicho también al ver el estado de la cárcel que “aquí hay personas que por más que delincan son seres humanos”.

REFORMAS

Aunque Mulino aseguró que modificaran las leyes que reglamentan los centros penitenciarios para hacer “más efectiva” la labor de los policías y custodios también habló de modificaciones a las infraestructuras. “Sabía que no visitaba un club privado, pero tampoco la puerta de un infierno, nos va a costar un mundo recomponer esto. Siento vergüenza de ser humano”.

Durante la visita que sorpresivamente hizo en horas de la mañana, inspeccionó la comida de los reos y de los funcionarios y prometió revisar la concesión de los suplidores de alimentos.