Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Nacional

Conductor del camión estaba ebrio

PANAMÁ. La noche del jueves 13 de agosto, cuando Carlos Iván Huertas, de 29 años, tomó el volante del camión volquete con el cual se ga...

PANAMÁ. La noche del jueves 13 de agosto, cuando Carlos Iván Huertas, de 29 años, tomó el volante del camión volquete con el cual se ganaba la vida, tenía los cinco sentidos comprometidos con el alcohol.

Huertas venía desde Chepo hacía la ciudad capital, pero durante el camino, al parecer, los tragos lo llevaron a un nivel de licor en la sangre que pudo haberlo dejado sin capacidad para manejar de forma segura. Él, y otras 23 personas fallecieron tras el choque entre su camión volquete y el bus de la ruta interna de Las Garzas de Pacora.

Ayer, el fiscal auxiliar Luis Martínez informó que los resultados de los exámenes de toxicología hechos al cadáver de Huertas revelaron que el nivel de alcohol en su sangre era de 148.5 microgramos por decilitros.

ESTABA MUY EBRIO

Huertas sobregiró el nivel más alto de alcohol en la sangre que describe el Reglamento de Tránsito vigente. Según la norma, cuando hay presencia de alcohol por encima de 86 microgramos por decilitros, se le considera “embriaguez comprobada” y la sanción requiere la retención del vehículo.

Los médicos explican que el nivel de embriaguez que presentaba Huertas “era de fácil detección por cualquier persona y sin falta de exámenes médicos”. La palabra técnica en medicina es “discapacidad para conducir”.

Con esos niveles de alcohol en la sangre, Huertas pudo experimentar desde pérdida de equilibrio, torpeza, dificultad para articular palabras, e incapacidad para relacionar distancias.

Las autoridades aún no han añadido información sobre detenciones hechas por parte de la Policía de Tránsito, antes de que Huertas chocara contra el bus que conducía Euclides Vergara, de quien el informe de toxicología, revela que estaba libre de alcohol.

“NO SE PUEDE ACUSAR”

El fiscal Martínez dijo que aún falta información sobre el hecho y más declaraciones de otros sobrevivientes y del conductor de la camioneta Nativa, Emilio Bravo quien también salió con vida del accidente, pero aseguró que “no se puede acusar a nadie” sino que solo se esclarecerá cómo ocurrió el accidente.

Se espera que hoy martes, Bravo rinda declaración del hecho, pues le había dado “un aventón” a Eulalia Rodríguez, una joven que falleció en el accidente de mediados de este mes.

La Estrella conoció que en un lapso de nueve años Huertas había acumulado 18 boletas de tránsito por infracciones y recientemente por conducir en estado de embriaguez, pasarse la luz roja, estacionarse de forma inadecuada y por atropellar a una persona. Aún así, manejaba el camión trágico.