Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Nacional

Proyecto de cárceles ‘armarrápido’

PANAMÁ. Un consorcio italiano se encargará de construir sedes penitenciarias que permitan aliviar el hacinamiento y la falta de condici...

PANAMÁ. Un consorcio italiano se encargará de construir sedes penitenciarias que permitan aliviar el hacinamiento y la falta de condiciones adecuadas en las cárceles del país, señaló el ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino.

En reciente gira efectuada en la provincia de Chiriquí, Mulino reconoció que el problema carcelario es dramático en el país, principalmente porque no existen condiciones para estimular la resocialización del detenido.

Indicó que la gran mayoría de las estructuras que funcionan como centros penitenciarios fueron construidos como cuarteles, es decir, sin las adecuaciones mínimas para funcionar como una cárcel, ni para albergar cantidades de detenidos en sus instalaciones.

CÁRCELES PREFABRICADAS

Mulino no ofreció detalles acerca del consorcio que se encargará de construir las cárceles, pero aseguró que el objetivo central es hacerle frente a las malas condiciones en las que se encuentran inmersos los centros penitenciarios en muchos puntos del país.

El modelo de cárceles está prediseñado, explicó el ministro. Se trata de una serie de módulos, cada uno de los cuales es un contenedor que cumple con todas las reglas de seguridad moderna y que además se arman con mucha facilidad y con el tamaño que se requiera. Cada módulo tiene una capacidad para entre dos y ocho reclusos.

“Estas estructuras traen incluido los baños y lavamanos hechos con un material que no pueda ser utilizado como armas. Estarían listas para ser utilizadas en cuatro meses; incluso, cumplen con requisitos exigidos para la custodia de los reclusos, de acuerdo con los organismos internacionales de derechos humanos”, precisó Mulino.

URGE RESOCIALIZACIÓN

La idea es que se pueda completar una planta carcelaria que responda a los requerimientos de custodia y resocialización que acompañan los planes de seguridad gubernamentales, aumentando la capacidad de los centros penales.

“Si se hacen campañas de profilaxis, esos detenidos tienen que estar en un centro penitenciario, y los existentes ya no se dan abasto; la inversión en nuevas cárceles está dentro del presupuesto del ministerio para el próximo año”, adelantó Mulino.

En cuanto a las cárceles del interior del país, el titular de Gobierno y Justicia ha solicitado a la Gobernación de Chiriquí que ubique un terreno para la construcción de un nuevo centro penitenciario.De igual forma, se analiza la situación de cárceles como la de Colón, Las Tablas y La Chorrera, que se encuentran en sectores urbanos, lo que produce, además del problema de hacinamiento, otro de características sociales, porque por su ubicación, estos centros afectan a quienes residen en su cercanía.

INFORME INTERNACIONAL

Un estudio presentado a principios de este mes por el Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la prevención del delito y el tratamiento del detenido reveló que Panamá es uno de los tres países de Latinoamerica que más detenidos por cada 100 mil habitantes mantiene en cárceles del país.

Elías Carranza, director del instituto, indicó que en Panamá hay 275 detenidos por cada 100 mil habitantes, una cifra “alarmante”, debido a que la población del país apenas supera los tres millones de habitantes.

Carranza instó a las autoridades panameñas a ver el problema carcelario como una prioridad, y a darle el tratamiento de urgencia que requiere.

El ministro Mulino ha viajado dos veces a Colombia, a fin de recopilar información sobre el sistema carcelario en el país sudamericano. Se espera que haya una importante inversión en materia de construcción de centros penitenciarios para los próximos años.