Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Nacional

Los peligros de un GPS en el auto

El País – El GPS puede ser el mejor aliado o el peor enemigo del conductor. Los dispositivos de navegación en sus distintos formatos ayu...

El País – El GPS puede ser el mejor aliado o el peor enemigo del conductor. Los dispositivos de navegación en sus distintos formatos ayudan a disminuir la tensión y la incertidumbre de los automovilistas, que, en caso de circular desorientados, pueden realizar maniobras bruscas y provocar un accidente, pero también tienen su cara negativa. Estudios en Europa han demostrado que al manipular el conductor el GPS en marcha aumenta considerablemente el tiempo de reacción, y que el 75% de los automovilistas disminuye significativamente el control sobre su coche.

Por ejemplo, imagínese un conductor que circula por una carretera recta a 90 kilómetros por hora. Quiere variar la dirección de su destino y comienza a tocar la pantalla. Ese gesto puede hacer que se produzca una variación de tres metros en el control lateral del coche, que muy posiblemente desembocará en una salida de vía o con la invasión del carril contrario. Según el informe, "estos riesgos se agravan, sobre todo, en las rectas, donde el conductor se siente más seguro y presta más atención al navegador".

Entre las recomendaciones, se incluyen no manipular los navegadores en marcha, mantenerlos actualizados, comprobar que están perfectamente anclados, no mirar a la pantalla, y seguir las instrucciones de voz y situar la pantalla en un lugar de la luna del vehículo que no impida la correcta visión (izquierda o derecha, debajo del retrovisor) y evitar colocarlo en zonas de airbag y actualizar el software.

Algunos fabricantes ya hace algún tiempo que venden versiones que no permiten la manipulación del dispositivo en marcha.