Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

Entre aplausos y críticas

PANAMÁ. La primeras apariciones del presidente Ricardo Martinelli en el Consejo de Gabinete celebrado en Las Garzas de Pacora, plantando...

PANAMÁ. La primeras apariciones del presidente Ricardo Martinelli en el Consejo de Gabinete celebrado en Las Garzas de Pacora, plantando una bandera panameña y “recuperando” terrenos de empresas endeudadas con el gobierno, auguraron a la población un proceso de cambio.

Con el pasar de los días la particular forma de gobernar de Martinelli fue tomando forma. Inició con los mazazos en un relleno ubicado en la Calzada de Amador otorgado en concesión al empresario Jean Figali. Siguió con el proyecto “100 a los 70”, la legislación fiscal, las modificaciones a la Ley de Carrera Administrativa, hasta el cobro de un impuesto equivalente al 1% en la Zona Libre de Colón.

Estas medidas, que constituyen las principales acciones implementadas en los primeros 100 días de gestión del gobierno, provocaron reacciones encontradas. Algunos las calificaron como positivas, mientras que otros las criticaron por considerar que Martinelli parecía más en campaña que al mando del Estado.

La medida más elogiada fue la entrega del bono a los adultos mayores. Pese a esto hay quienes le ven su lado débil. El economista Juan Jované, considera que a pesar de que fue una buena decisión, lo que está mal es que se haya parado el subsidio a los indígenas que se beneficiaban con el programa de la Red de Oportunidades. “Tocan en un punto y no resuelven el otro, no parece que el ministro de Economía y Finanzas tenga una estrategia de desarrollo para el país”, señaló.

El analista político Edwin Cabrera considera que “este programa ha tenido un buen impacto”.

En cuanto a las modificaciones a la Ley de Carrera Administrativa, Jované dice que sucedió lo de siempre, “el gobierno que se va, fortalece la ley para proteger a las personas que entraron con ellos y el nuevo gobierno la rompe para poder hacer lo que quiere”.

La Ley de Moratoria, dice el economista, ha sido buena, porque según la Dirección de Ingresos ha producido casi 100 millones de dólares en cobro de impuestos que no estaban previstos. Para él la guerra de las concesiones no ha sido más que un acto propagandístico, “obtuvo su efecto en el momento, pero no se ha dicho más nada”.

En este mismo sentido Cabrera expresa que “un alto porcentaje de la población pudo aplaudir las acciones contra las concesiones, pero por otro lado esas medidas no han ido más allá de la publicación de las noticias”.