Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Nacional

Esperanza para menores en riesgo

PANAMÁ. “Chicharrones, torrejas, empanadas”, voceaba la vendedora mientras con su carga de frituras a la cadera, pasaba mirando curiosa...

PANAMÁ. “Chicharrones, torrejas, empanadas”, voceaba la vendedora mientras con su carga de frituras a la cadera, pasaba mirando curiosa al grupo reunido en la calle ante las instalaciones de la Fundación Amarte, ubicadas en la calle Carlos A. Mendoza, aledaña al Parque de Los Aburridos, del barrio de El Chorrillo.

Conmovidos por el incremento de la violencia y del pandillerismo callejero en el país, fruto de la falta de oportunidades en especial para la población menor de edad, un grupo de profesionales apoyados por activistas comunitarios decidió promover la creación de una fundación que pretende formar al menos cinco centros de capacitación para niños y jóvenes en áreas de riesgo de la capital. El centro inaugurado ayer, tiene el propósito de capacitar en esta primera etapa unos 200 menores en situación de riesgo, que hagan de las habilidades adquiridas una herramienta de subsistencia, según explicó su directora socia, Celisa López.

La reconocida comunicadora Ana Pérez, es el principal motor de esta iniciativa, que surge precisamente en la zona donde en 1984, bajo la excusa de combatir los embates de la pobreza, se formó la primera pandilla panameña, el Clan de Agua. Allí mismo nació hacia comienzos de los 90 la segunda pandilla nacional, los Tiny Toons. Hoy existen al menos 13 pandillas en El Chorrillo.

En un acto informal, en el que participaron Jaime Alemán en representación del Ministerio de Desarrollo Social, Eyra Ruiz del PRD, Gloria Young del Foro de Mujeres Políticas, Olga Cárdenas, activista comunitaria chorrillera, Juan Luis Corrrea de La Estrella y pobladores del área, se inauguró el centro, en lo que fuera una casa abandonada que está siendo rehabilitada y empezará a funcionar cuando se terminen los trámites legales en el MIVI y, gracias a las donaciones, se concluya el equipamiento.

EL INICIO

Ana Pérez recordó que el proyecto nació cuando cuatro niños chorrilleros se le acercaron en la Cinta Costera un día que trabajaba allí con su lap-top y le advirtieron que “en El Chorrillo se la roban”, y ella los invitó a usar la computadora y les enseñó cómo hacerlo. “No sólo no me la robaron”, dice emocionada, “sino que además pude darme cuenta de que ellos tenían interés de aprender, necesitaban una oportunidad que nunca han tenido”.

Después buscó el apoyo de una copartidaria, Olga Cárdenas, la activista, quien desde 1993 a raíz de la invasión estadounidense a Panamá, organizó a las mujeres de El Chorrillo, trabajando desde entonces por la comunidad. “Yo tengo autoridad porque vivo aquí”, enfatiza Olga, “consigo el dinero y cuando no hay pongo el mío”.

El centro brindará capacitación en forma gratuita a los niños y jóvenes interesados en teatro, artes gráficas, fotografía, danza y video.

El artista Juan Rivera que será el director cultural del centro, tendrá a su cargo la capacitación en cultura y arte urbano alternativo.