Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Nacional

No hay espacio para un difunto más

VERAGUAS. Actualmente el cementerio municipal de Santiago, única estructura pública de este tipo disponible para una población de más de...

VERAGUAS. Actualmente el cementerio municipal de Santiago, única estructura pública de este tipo disponible para una población de más de 70 mil habitantes, se debate en una crisis generada por falta de espacio y la morosidad de unos nueve mil dólares de contribuyentes que mantienen familiares difuntos ocupando bóvedas.

De hecho, el colapso del cementerio municipal y la búsqueda de una alternativa ante la falta de espacio del actual camposanto, en este momento representan uno de los principales dolores de cabeza para las autoridades locales, ya que en la administración alcaldicia se invirtieron 30 mil dólares en la construcción de 200 nuevas bóvedas, pero esa respuesta no fue suficiente para resolver el problema.

Incluso la morosidad de las personas cuyos familiares fallecidos ocupan bóvedas obligó desde hace tres años a la Alcaldía de Santiago a tener que desalojar los restos de más de un centenar de difuntos que, al no ser reclamados, fueron colocados en bolsas negras dentro de una fosa común.

El alcalde de Santiago, Gonzalo Adames, quien reconoce que el problema del cementerio es uno de los principales dolores de cabeza heredado de la pasada administración, explicó que ya el municipio ha iniciado el proceso para la compra de un terreno en donde se pueda construir el nuevo cementerio, ya que el actual camposanto colapsó.

Pero mientras la respuesta municipal llega, por ahora la única opción que tienen los residentes de la ciudad de Santiago se ha dado a través de la construcción de un cementerio jardín que ejecutó, a partir del 2004, en dos fases, a un monto de un millón de dólares, la Cooperativa Educador Veragüense (Coopeve), el cual está al servicio de los socios de esta entidad y de los clientes en general, pero hay que pagar por su ocupación.

Por ahora, las autoridades municipales no adelantaron para cuándo se podría tener listo un terreno para la construcción del nuevo cementerio municipal de Santiago.

Los familiares que visitan con frecuencia el camposanto, muestran su preocupación por la situación que se presenta en el cementerio de Santiago y temen que en un momento dado, cuando visiten a sus difuntos, no los encuentren, porque la saturación de tumbas y la morosidad obligan a las autoridades a desalojar a los muertos.