Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Nacional

Seguridad: una maraña de normas

PANAMÁ. La tarde del 26 de septiembre un incendio en el piso 15 del edificio Victoria Towers, de la Calle 54 y la Avenida Samuel Lewis, ...

PANAMÁ. La tarde del 26 de septiembre un incendio en el piso 15 del edificio Victoria Towers, de la Calle 54 y la Avenida Samuel Lewis, puso a prueba a la velocidad de los aparatos de seguridad y primeros auxilios del estado.

Lo curioso de este incidente es que los bomberos tardaron más de 30 minutos en llegar. Y cuando lo lograron se percataron de que el hidrante más cercano se encontraba a 300 metros, sin suficiente agua para surtir a los carros bombas.

El ingeniero Jaime Jované, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), argumenta que las nuevas edificaciones tendrían menos problemas para los sismos e incendios porque están bajo el Reglamento Estructural Panameño (REP), que establece el diseño de todo tipo de obras, sin embargo la sorpresa que se llevaron los bomberos en aquella experiencia al buscar afanosamente un hidrante pudo ser evitada cumpliendo con las especificaciones del REP, que establece normas para casas y edificios de todo nivel. Jované lo resume así: “tenemos cualquier cantidad de normas”.

¿LEYES INCUMPLIDAS?

Jované comparte que las normas, decretos, leyes y resueltos que velan por este tema son un laberinto que urge desenmarañar para dejar claras las tareas de cada quien. En la Guía de Producción Más Limpia de la Autoridad Nacional de Ambiente (ANAM) se enumeran unas 198. Hay más desperdigadas en otras instituciones.

Sobre las nuevas edificaciones quese levantan en algunos puntos de la ciudad, como Punta Pacífica, Costa del Este y Punta Paitilla, el ingeniero sostiene que no hay que temer, porque estas estructuras cuentan con sistemas de protección, que incluyen desde detectores de humo, de calor, sistemas de supresión, entre otras, y en cuanto a los movimientos sísmicos existe un registro con un acelerógrafo que se instala en la planta baja y el último piso de los edificios para registrar los movimientos del terreno.

Ahora, lo que ocurrió en el Victoria Towers pudo resolverse sin más demora si el edificio hubiese contado con dispositivos para alertar sobre incendios como detectores de humo y calor, que luego activan los sistemas húmeros, que permiten a los bomberos solucionar el problema, dependiendo de la magnitud, con las mangueras y el agua que debe tener el tanque de reserva para estos casos.

“En ningún país del mundo se cuentan con mangueras del tamaño de los edificios, así que si se cuenta con esas herramientas que dicta la norma, el bombero nuestro está entrenado para trabajar desde adentro”, dice Rodrígo Baruco, Jefe de Seguridad del Cuerpo de Bomberos.

Jované, por su parte, aclara que para los casos de sismos, todos los edificios con más de 25 plantas deben contar con un acelerógrafo en el primer piso y en el último que guarda la información de todos los movimientos de las estructuras.

FUEGO CRUZADO

Baruco destaca que aunque existan muchas normas, es como en todas las profesiones, donde hay profesionales buenos y malos y que quien tiene que revisar es el Municipio de Panamá.

Juan Manuel Vásquez, Ingeniero Municipal, no atendió la solicitud de entrevista que le hizo llegar La Estrella.

“Hay mucha gente que se equivoca con los bomberos, que piensan que solo somos apaga incendios, pero nosotros somos los que dictamos pautas en los casos de emergencia aún con todas las carencias que tenemos, dice Baruco.

Agrava la situación que Panamá no tenga cultura de prevención. “Lo primero que hacen las personas en los casos de emergencia es salir corriendo para cualquier lado. Son las otras entidades las que tienen que hacer este trabajo de docencia y no inmiscuirse en el trabajo de los demás”, reprocha Baruco al SINAPROC.

Hugo Famanía, vocero del SINAPROC, responde que “si ellos tienen incomodidad que acudan a las instancias legales porque nosotros somos los rectores de la seguridad aunque somos más nuevos que ellos”.

NUEVA LEY

Jované propone la modificación de la norma de los acelerógrafos. “Solicitamos al Ministerio de Obras Públicas, a la Universidad Tecnológica, y al Instituto de Geociencia que formalicen una propuesta para modificar esta ley, que permite que se concentren estos dispositivos solamente en las áreas de gran desarrollo”.

Paradógico. Jované dice que los edificios altos tienen rutas con inyectores de aire fresco para evacuar en caso de emergencia sin embargo en el Victoria Tower la tarde del fuego, se quedaron en la azotea.