Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Nacional

¿Cuestión de mala suerte?

PANAMÁ. Los niveles de inseguridad en las calles de la capital parecen aumentar. El auto de un ministro de Estado, fue víctima de lo que...

PANAMÁ. Los niveles de inseguridad en las calles de la capital parecen aumentar. El auto de un ministro de Estado, fue víctima de lo que parece un daño colateral del crimen callejero.

El Chevrolet Suburvan negro del ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, se desplazaba en pleno centro de la ciudad, a la altura de la Avenida 12 de Octubre y la Vía España, cuando de pronto los escoltas sintieron un golpe en la carrocería “una piedra”.. pensaron, y pararon el carro para “ver el golpe”.

Se detuvieron unos cuantos metros más adelante y al mirar, en lugar de una abolladura, encontraron un orificio en el guardafango delantero izquierda. Les habían dado un balazo.

Dentro del auto viajaban los hijos del ministro, quienes regresaban de la escuela y eran llevados a casa.

Este no es el único incidente, hace dos semanas, cuando el auto pasaba por el sector de Panamá Viejo, le dieron una pedrada. Nadie sabe de dónde ni por qué, sólo sintieron el golpe.

Suárez piensa que todo se trata de coincidencias inoportunas. Son hechos “atribuibles a causas fortuitas”, dice un comunicado que el titular envió ayer a los medios.

El funcionario llamó a la reflexión asegurando que “esta es una situación heredada de los políticos tradicionales, que de igual forma han detenido la educación, la salud y la cultura de pueblo panameño”, dijo también en el comunicado.

El hecho se suma a una cadena de ataques contra altos funcionarios gubernamentales y, de acuerdo con el ex subcomisionado de la Policía, Francisco Justiniani, reflejan la necesidad de que el Estado enfrente el crecimiento de la violencia de “manera integral”.

“Mientras no se logre frenar los asesinatos y este tipo de actos, la percepción seguirá siendo de aumento en la violencia”, afirma Justiniani.