Temas Especiales

27 de Ene de 2022

Nacional

Duro golpe a los panameños

El regalo del inicio del año 2010, con que el flamante ministro de Salud, del Gobierno de Ricardo Martinelli, le da a los miles de ciuda...

El regalo del inicio del año 2010, con que el flamante ministro de Salud, del Gobierno de Ricardo Martinelli, le da a los miles de ciudadanos panameños de la ciudad y del campo, lo constituye sin lugar a duda el anuncio de la pronta suspensión del necesario, justo y oportuno programa social de las operaciones Milagro, con que abnegados médicos cubanos, brindan con amor servicio y vocación de auténtica medicina comunitaria a nuestros connacionales, operaciones de la vista de acuerdo a sus deficiencias.

Nosotros, beneficiarios directos de este aporte con que Cuba solidaria, junto a Venezuela bolivariana, trajo respuesta a dificultades visuales a miles de compatriotas que en forma sistemática se congregan diariamente en el Hospital “Chicho” Fábrega, de la ciudad de Santiago en la provincia de Veraguas, ven con profundo pesar, como el egoísmo mercantilismo y el enanismo, desprecio por la vida y la salud colectiva e individual, pueden más que la permanencia de esta incalculable asistencia-social de la patria de Martí y Bolívar.

Presiones de inhumanos oftalmólogos, cobijados bajo elitistas gremios médicos, acostumbrados a vivir y lucrar de la llamada práctica privada de la medicina en esta criminal economía de mercado que con desprecio y atentar contra la vida, nos impone el llamado mundo globalizado rampante neoliberalismo en fusión clásica de proyecto gubernamental de oferta exclusiva para el periodo vigente 2009-2014, para Panamá y otras áreas geográficas donde manda y decide e impone funestas prácticas.

Con desparpajo el rector de la salud pública del actual gobierno, declara sin titubear que el Programa Milagro, será reemplazado por el Programa 20-20, que brindarán médicos panameños, que se han deformado precisamente en universidades, donde se tiene como norte, resaltar conceptos mercantilistas de que terminada la práctica social e internado y recibir posteriormente, aceleradas especialidades, la meta inmediata a costa de dolor de y sufrimiento del enfermo, es la lucrativa práctica privada sin control alguno de exorbitantes honorarios, utilizando en la mayoría de los casos insumos e instrumentos quirúrgicos provenientes de los propios hospitales del estado, donde ellos laboran a desgano y baja calidad en cuanto a atención se refiere tanto a pacientes asegurados y no asegurados de policlínicas y centros de salud.

Allí vegetan y mueren en espera de una cita médica especializada o de una operación sensitiva, que lleva meses y años para ser programada en los hospitales públicos. Pero si el paciente con sacrificio paga se ejecuta en menos de lo que se percina un ñato.

Doctor Vergara, ministro de Salud, distinguida primera dama de la República, Marta de Martinelli, apelamos a su sensibilidad social para con el pueblo panameño que ha recibido incalculables beneficios en el mencionado programa, por favor colocar por encima de los lineamientos ideológicos la real y funcional solidaridad, hermandad entre los pueblos ligados por entrañables analogías de heróicos pasados, (Victoriano, Bayano, Quibian, Omar Torrijos, Urracá, Martí, Maceo, etc. Piensen e inspiren sus acciones en las miles de mujeres, niños, ancianos y sobre todo que son panameños de recursos económicos muy limitados que han recibido tanto en Cuba como en Panamá los beneficios de las operaciones Milagro corrigiendo marcadas deficiencias visuales, gracias al amor, profesionalismo, compromiso con la vida, sacrificio con médicos cubanos con el apoyo concreto y real de la Venezuela Bolivariana regresan a su habita rural o urbano mirando el Novo Mundo con optimismo y esperanza incorporados a la faena diaria y agotadora pero con el engrandecimiento eterno de sus hermanos caribeños, que en dimensión de un futuro promisorio dejaron de soñar con anhelo de justicia social con una quimera reprimida, para convertir en realidad visual tangible, medible, el gran sacrificio por los cuales han dado sus vidas y cayeron para ser eternos en epopéyicos combates los héroes de siempre de América y el mundo, Simón Bolívar, José Martí, Victoriano Lorenzo, el invicto Urracá, Bayano, Omar Torrijos y el adalid del nuevo amanecer mundial Ernesto Ch. Guevara.