Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

Tamburelli habla sobre el caso FIS

El director del Fondo de Inversión Social (FIS), Giacomo Tamburelli, rompió el silencio y en conferencia de prensa se r...

El director del Fondo de Inversión Social (FIS), Giacomo Tamburelli, rompió el silencio y en conferencia de prensa se refirió al polémico informe de consultoría que preparó la empresa López Consultores y que hace énfasis en un desfalco millonario en que aparentemente están involucrados Diputados de gobierno y oposición.

Tamburelli explicó que a la empresa López Consultores solo para que hiciera una consultoría administrativa y financiera hasta el momento de tomar la dirección de la entidad en julio pasado, pues para él era importante saber como tomaba la institución en lo administrativo y financiera, pues de ninguna manera “iba a cargar con consecuencias de anteriores administraciones”.

Uno de los puntos más llamativos de la conferencia de prensa fue cuando Tamburelli dividió en dos el informe de consultoría, reconociendo que el mismo sacó a relucir muchas irregularidades, pero calificando como un “pasquin” la parte que se refiere al desfalco de 12 millones y a la participación de Diputados en el mismo.

Tamburelli precisó que los primeros informes de la consultoría demostraron que el programa Proagro tiene un déficit incobrable de más de 4 millones dólares, que se consideran perdidos; programa que se está auditando a lo interno, para luego trasladar la averiguaciones a la Contraloría.

La consultoría también detectó 38 proyectos malos, que vienes de las administraciones de Mireya Moscoso y Martín Torrijos, por 27 millones de dólares; proyectos llenos de irregularidades. También se ubicaron 18 fianzas vencidas que suman 9 millones de dólares, y desembolsos por 4 millones de dólares que fueron entregados en adelantos a proyectos que no fueron terminados y que quedaron en 40% y 60% de ejecución.

Entre los proyectos detectados están el de vivienda en Arco Iris de Colón, al que se le abonó el 30% y nunca se terminó; el de la planta potabilizadora de Portobelo, que tampoco se ha terminado; el de las tinas de oxidación en Los Santos; y el de un puente en construcción en Kankintú, en la comarca Ngöbe, el cual ya va por 1 millón de dólares y no se ha hecho nada más que las bases, proyecto que recibió 30% de abono, y no cuenta ni con una carretera para llegar al el puente. “Todos estos proyectos se han ido de adenda en adenda, y van ya por 12 millones”, enfatizó Tamburelli.

“He tratado de negociar el asunto de las fianzas y se van a demandar a las empresas con las que no se consiga un acuerdo... No se harán más adendas de costos durante mi administración, se pueden dar adendas de tiempo; pero no más de costos”, aseguró.

El director del FIS señaló que todas estas irregularidades, en la medida en que fueron detectadas por la consultoría, pasaron a la auditoría interna, donde se corroboraron los resultados presentados; sin embargo insistió en que la parte final del informe no es más que un “pasquín”.

“Los primeros informes sí fueron pasados por auditoría interna y se corroboró la información, pero cuando apareció el resto del informe, fue que se dio el pasquín... La consultora se tomó atribuciones que no les correspondían... No se puede jugar con la dignidad de las personas; yo frené la consultoría en ese momento”, afirmó Tamburelli.

En sus declaraciones, Tamburelli negó que la contratación de López Consultores haya tenido que ver con algún favor de un amigo. De acuerdo a Tamburelli, la empresa tiene 19 años de experiencia en este tipo de auditorías.

El Director del FIS aseguró que envió cartas a la Contraloría cuando aún era Contralor Carlos Vallarino, solicitando una auditoría en el FIS, ya que la ley no le permite contratar auditorías; pero esto no se dio. Además, afirmó que las empresas que no han cumplido con los proyectos, están en una lista negra que será compartida con el resto de las instituciones del Estado.

Tamburelli fue inquirido varias veces sobre el informe y el tema de los Diputados, ante lo cual aseguró que no podía dar credibilidad del mismo, porque ha pasado por la auditoría interna ni por la de la Contraloría, y que ha habido una exagerada precipitación con el tema. También negó que el Presidente tuviese algún conocimiento sobre ésto, como para cree que se trata de un mecanismo de presión o chantaje para los Diputados.