Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

Las escuelas están a media

COMARCA NGÓBE BUGLÉ. El inicio del año escolar 2010 está a la vuelta de la esquina. A pesar de ello, todo parece indicar que muchos estu...

COMARCA NGÓBE BUGLÉ. El inicio del año escolar 2010 está a la vuelta de la esquina. A pesar de ello, todo parece indicar que muchos estudiantes y docentes encontrarán las aulas en iguales o peores condiciones en que los dejaron el año pasado.

En la Comarca Ngöbe-Buglé, las reparaciones no han iniciado en algunos planteles.

Filtraciones en el techo, falta de salones, equipos informáticos desfasados, parecieran ser la nota característica, que se suma a los problemas socioeconómicos que históricamente han enfrentado estos pueblos indígenas.

En el Centro Educativo Básico General del corregimiento de Buenos Aires, distrito de Ñurum, las paredes se caen a pedazos, mientras que el zinc, por su antigüedad, deja filtrar el agua durante la temporada lluviosa.

Necesitamos hacerle un cambio a toda esta estructura, dice Elisa González Lima, directora de este plantel, quien agrega que no se le ha hecho ninguna mejora a este colegio.

En este plantel existen dos laboratorios, uno de ciencias naturales y otro de biología-química, sin embargo, el equipamiento de ambos es insuficiente.

El equipo, a juicio de los propios docentes es indispensable, ya que en este centro educativo se dictan los bachilleres de mejoradora del hogar y otro en agroforestal.

Este plantel también carece de personal administrativo.

Según González Lima, no se cuenta con una secretaria, tampoco con una contable y muchos menos trabajadores manuales.

En el lugar tampoco se han nombrado cocineras, pese a que se cuenta con internado que beneficia a los estudiantes que residen en lugares aparatados.

En este corregimiento tampoco hay energía eléctrica.

En su lugar se han instalado paneles solares, sin embargo, de acuerdo a la directora del plantel, para la estación lluviosa, las baterías no se cargan.

Indica que en la pasada administración se les prometió mejoras para este plantel, pero se quedaron esperando, ya que la ayuda nunca llegó.

El laboratorio de informática funciona a medias. Las computadoras y sus programas están desfasados, asegura la directora.

El centro educativo tiene 12 grupos de premedia, cuatro de séptimo, igual cantidad de octavo y noveno grado. Esta realidad los obliga a utilizar un salón de quincha para atender a la población estudiantil, mientras que otra aula se debe dividir entre la biblioteca y el comedor.

La matrícula es de 347 estudiantes, los cuales proceden de diversas áreas de la comarca.

Pero el problema no sólo radica en este plantel, a pocos minutos se encuentra la escuela de Chumico, donde en uno de los salones hay materiales de construcción que no han sido utilizados.

EL HAMBRE TAMBIÉN GOLPEA

Aunado a los problemas de infraestructura, también se requiere la dotación de alimento, ya que algunos de los estudiantes se quedan en el internado de este plantel, mientras que otros deben recorrer grandes distancias.

González Lima, considera que es necesario que se les dote de la alimentación complementaria, para darles antes que regresen a sus casas, ya que algunos, según dijo, deben caminar hasta cuatro horas.

“Nuestros estudiantes a veces vienen sin nada en el estómago y regresan a sus casas en las mismas condiciones”. Agrega que esta situación también afecta el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Ángel Jiménez, padre de familia, está consciente de las necesidades que enfrenta esta comunidad. Dice que requieren alimentos, y que se les mejore los laboratorios y el internado.

La primera dama de la República, Marta Linares de Martinelli, reconoce que en las áreas comarcales es donde hay más desnutrición, y en donde se requiere aún más apoyo del gobierno. La ministra de Educación también reiteró su apoyo a toda la comunidad.