Temas Especiales

20 de May de 2022

Nacional

Las víctimas del “Plan Barricada”

PANAMÁ. El “Plan Barricada”, una operación militar de tácticas muy simples había entrado en marcha en las primeras horas del 20 de dicie...

PANAMÁ. El “Plan Barricada”, una operación militar de tácticas muy simples había entrado en marcha en las primeras horas del 20 de diciembre del 1989.

Los helicópteros de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos comandaban un feroz ataque sobre varios puntos de la ciudad de Panamá y los miembros de la Unidad del Servicio Antiterror (UESAT) habrían puesto en marcha el operativo que consistía en secuestrar a civiles estadounidenses.

En el plan tomó parte activa el hoy jefe de la Policía Nacional, Gustavo Pérez De La Ossa. Pero la investigación no ha dejado nada claro en el secuestro y asesinato de dos civiles “gringos”, esa misma madrugada.

LOS REHENES DE PAITILLA

Mientras Pérez, para entonces teniente y segundo de la UESAT, y David Ocalagan, también suboficial de las Fuerzas de Defensa, comandaban el sitio del Marriott (hoy Hotel Sheraton), en Paitilla otros hombres de la unidad élite llegaban al edificio Sonesta. Allí secuestraron al profesor Raymond Dragseth, catedrático del Canal Zone College.

Según su hija, hombres armados irrumpieron en el apartamento y se lo llevaron bajo la amenaza de “matarlo ahí mismo”. En el mismo edificio vivía Fernando Braithwaite, empleado de la Embajada de los Estados Unidos.

Según una publicación del New York Times , testigos cuentan que los de la UESAT llevaron a Braithwaite y Dragseth a la estación de policía de Río Abajo, donde estuvieron atados como rehenes hasta la madrugada del jueves 21 de diciembre.

Al amanecer del jueves, el sargento Juan Barría Jiménez les asesinó de varios tiros en la nuca.

El director Pérez dijo hace un año a La Estrella que la UESAT no tuvo que ver con el secuestro y asesinato de Dragseth y Braithwaite.

El sargento Barría y otro miembro de la UESAT fueron condenados por esos crímenes en noviembre de 1995.

El capitán Alexis Omar Garrido, jefe de la UESAT en la invasión, testificó entonces que actuaron según un denominado “Plan Barricada”.