05 de Dic de 2022

Nacional

Blandón vería como positiva la participación política de SUNTRACS

La historia de SUNTRACS y de los movimientos magisteriales nos hablan de un papel protagónico que independientemente de...

La historia de SUNTRACS y de los movimientos magisteriales nos hablan de un papel protagónico que independientemente de las ideas políticas y de los métodos, nadie puede poner en duda, al menos eso es lo que opina el analista político José Isabel Blandón. Por ello, aunque haya voces que clamen que se les “ponga en cintura a ellos y a todos los grupos revoltosos del país”, la realidad es que para él sería positivo contar con un nuevo brazo político partidista dentro del marco de la democracia del país.

“Que entren a disputar el poder, porque hacen falta estas iniciativas y otras fuerzas políticas, siempre que sea por la vía democrática”.

En lo que respecta a las duras confrontaciones de ayer martes entre las fuerzas de seguridad de la Policía Nacional (PN) y los trabajadores agremiados en el SUNTRACS, a juicio de Blandón demuestran que debemos buscar un solo diagnóstico para la enfermedad social que nos aqueja, porque solo de esa manera podremos resolver el problema de violencia e intolerancia que tanto afecta a nuestra sociedad.

Sacarl de la calle a los obreros no va a ser posible, “porque es allí donde ellos ganan, y es lógico porque esa es la naturaleza misma del trabajador de la construcción que se juega la vida cada día, y que cuando entra en confrontación lo hace como una especie de desahogo”. Donde podrían tener más dificultades es en el campo del diálogo, a pesar de que se trata de uno de los sindicatos con mayor capacidad negociadora, sostuvo Blandón en Debate Abierto.

“Si juntamos el esfuerzo de ellos -SUNTRACS-, la voluntad y el cambio del Gobierno y de la sociedad, el camino no es la confrontación sino el entendimiento”, porque hablar ahora de la necesidad de restablecer la mano dura, las penas a los menores, incluso los escuadrones de la muerte y la pena de muerte no es el camino. No olvidemos que “violencia engendra violencia”.