Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Nacional

Mitradel reconoce abusos en finca de sandía

CHIRIQUÍ. La discriminación, abuso, acoso, la desigual en sus derechos como seres humanos es el reclamo que hacen los trabajadores indíg...

CHIRIQUÍ. La discriminación, abuso, acoso, la desigual en sus derechos como seres humanos es el reclamo que hacen los trabajadores indígenas que laboran en la finca de 65 hectáreas El Piral en Las Lajas de San Félix.

Tal es el caso de los operarios que laboran en una finca de producción de sandías para la exportación de la empresa Ortex en el Oriente de la provincia de Chiriquí.

Eladio Castrellón, de la Comisión de Alto Nivel del Congreso General Ngöbe Buglé, denunció que existen irregularidades, tratos inadecuados para todos los trabajadores sin importar la raza.

Ellos tienen que movilizarse por difíciles caminos desde muy temprano para estar puntual en sus puestos de trabajo a las seis de la mañana todos los días de lunes a domingo.

Castrellón dijo que los jornaleros no cuentan con letrinas, ranchos o campamentos, no tienen agua potable, la única que existe es la del río que conducen por tuberías para el riego de las plantaciones de sandías y al no existir otra tienen que consumir de la misma.

Los indígenass laboran horas extras sin ser reconocidas y ni siquiera les paga el salario mínimo, además desde las 2:00 a.m., cruzan ríos y caminos peligrosos entre herbazales expuestos a ser picados por serpientes, dijo el dirigente.

Esto no es todo dentro de las denuncias, Castrellón asegura que las mujeres indígenas han sido objeto de acoso sexual por un capataz que les ofrecía tres dólares y que les pedía que lo acompañaran al río a lavar su ropa y si no aceptaban serían despedidas.

AUTORIDADES

La directora del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, Esperanza Carrasco, dijo que la presencia de la institución en la finca Ortex se debe a que los indígenas han protestado por las malas condiciones de vida, y por la falta de muchas necesidades y han planteado que ni siquiera cuentan con un casas dignas, que aprovechan la sombra de un viejo árbol de mango para cubrirse de las inclemencias del tiempo.

Agregó Carrasco que “por ser indígenas estos empresarios siguen abusando de su condición de dueños para pagarles cualquier cosa a los indígenas, sin importarles cómo viven “aquí se les está tratando como animales, no como personas”.

En el lugar de la finca de producción de sandías se observó la presencia de menores en donde las autoridades del MIDES tendrán que verificar la situación de estas personas.

En la provincia de Chiriquí y el país hay muchas empresas que aducen pagar el salario mínimo en donde busca engañar a sus trabajadores y a las autoridades, señaló Carrasco.

REACCIÓN DE LA EMPRESA

Rodrigo Degracia, representante de la empresa afirmó “que desconocía lo que estaba ocurriendo, dijo que no existen violaciones a los trabajadores porque se les paga puntualmente y tienen todo el derecho para tomar sus alimentos y tomar agua cuando lo quieran.

“Yo no sé qué es lo que ellos dicen porque aquí todo está bien y en orden”, señaló.

Luego de la visita realizada por parte de las autoridades de Mitradel con sus inspectores la empresa ordenó el despido de la menos 20 trabajadores incluyendo las mujeres que señalaron haber sido acosadas.

La empresa fue sancionada con 500 dólares de multas y a pagar la liquidación de los trabajadores correctamente.

TESTIMONIOS

Martina Rodríguez “El capataz me dijo que tenía que ir al río con él y que me pagaría tres dólares y si no nos despedía”.

Clementina Guerra “el capataz me ofreció dinero, me invitó a tomar licor con él y que le lavara la ropa en el río y si no lo aceptaba me despedía.