20 de Oct de 2021

Nacional

La rebelión contra la violencia

PANAMÁ. En Panamá, se ha vuelto común que todos los días una familia llore por culpa del crimen.

PANAMÁ. En Panamá, se ha vuelto común que todos los días una familia llore por culpa del crimen.

Solo en los primeros tres meses del 2010 la cifra de homicidios cerró de manera escalofriante. Fueron 217 personas que perdieron la vida como consecuencia de la ola de violencia que azota al país.

Situaciones que nadie imagina, ocurrieron de la forma más vil y como ejemplo de que la criminalidad no es un problema proveniente únicamente del narcotráfico.

El asesinato del joven de 19 años, Rolando Carrizo es uno de esos ejemplos de una compleja realidad que vive Panamá. El 8 de marzo Carrizo fue ultimado mientras lavaba su carro en su residencia de Hato Pintado. Él fue víctima de un intercambio de disparos entre cuatro delincuentes que intentaron robar en su casa y unidades policiales que llegaron a frustrar el asalto.

Solo 16 días después de este hecho, la violencia llegó a la residencia del ex ministro de Salud, Guillermo Rolla Pimental en Villas de Las Fuentes en Tumba Muerto. El 24 de marzo, Rolla y su esposa fueron sometidos por tres delincuentes que se hicieron pasar por empleados de una empresa eléctrica, quienes además de maltratarlos, les robaron unos 3 mil dólares en efectivo, joyas y otros artículos de valor.

COMIENZA LA BATALLA

De estos casos, la sociedad ya se cansó y varios grupos decidieron armarse frente a esta situación.

La batalla que comenzó formalmente desde el miércoles pasado cuando la Gran Alianza por la Seguridad Ciudadana anunció su propuesta para enfrentar la violencia, tiene una ruta basada en actividades como reuniones informativas, caminatas y foros.

El grupo compuesto por el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), la Cámara de Comercio e Industrias y Agricultura, la Fundación Seguridad Ciudadana, Jóvenes en Pro de la Seguridad Ciudadana y Cruzada por la Paz dio a conocer algunas de las actividades que realizarán y los puntos que ellos consideran deben ser reforzadas en políticas de Estado.

En su agenda tienen previsto realizar una caminata para entregar el documento al presidente Ricardo Martinelli, un foro comunitario y distribución de información para prevención en seguridad.

James Bernard, quien es directivo de la Gran Alianza expresó que el documento que se elaboró “es un petitorio de políticas públicas” para que sean adoptadas por el gobierno. ¿Cuál es el objetivo del grupo?, esto lo resumió el ex comisionado de la Policía Nacional, Alvis Santana con la frase “Es indispensable que se llegue a una convivencia pacífica”.

Aixa Díaz, encargada de la promoción y divulgación de la Gran Alianza, manifestó que a través del organismo se busca la unficación de mensajes junto a programas de capacitación en prevención.

Para esto, la asociación buscaría el apoyo internacional en organismo como el Programa de las Nacionas Para el Desarrollo (PNUD) para conocer la experiencia de estrategias que hayan funcionado en otros países y así ver la posibilidad de trasladar las medidas a Panamá.

LAS PETICIONES

Las solicitudes del documento son el reforzamiento en las regulaciones sobre el uso de armas de fuego, afianzar acciones de criminología, recuperar el desarrollo de la Ley 32 sobre derechos de las víctimas, reglamentación de las agencias de seguridad y las medidas policiales a tomar en casos de rehenes.

Para el ex militar, Humberto Macea, quien estuvo presente en la reunión de la Gran Alianza “la criminalidad nos está robando el futuro”. Macea propuso que el tema sea combatido con base en las mejoras en el sistema público de transporte, del sistema educativo y del sistema de salud.

A su juicio, el estudio de estos tres puntos es de gran valor porque actualmente los individuos invierten en transporte, salud y educación privada, porque el Estado no satisface estas necesidades de forma óptima y las personas se pueden volver vulnerables a la corrupción.

El reverendo Manuel Ruiz, pastor del templo Evangélico Tabernáculo de la Fe opinó que también es importante tomar en cuenta factores como “prevención y resocialización”.

Javier Justiniani, de la Fundación de Apoyo al Detenido instó a los presentes a estudiar la incidencia de las cárceles en la violencia debido a que en la actualidad hay pocas opciones para quienes salen de las cárceles al cumplir sus condenas.

“Qué pasa cuando el individuo sale de la prisión; no hay políticas de Estado sobre esto”, manifestó Justiniani.

El dirigente reveló que un estudio elaborado por la fundación que dirige encontró que en 1990 había 5 pandillas entre Panamá y Colón y para el año 2009 había ya 254, entre Panamá, Colón y David en Chiriquí.

PLAN AERONAVAL CONTINÚA

Ayer, un día después de la presentación de la Gran Alianza, el Ministerio de Gobierno y Justicia informó que en el primer trimestre del año se han incautado 4 mil 154 kilos de droga y de éstas 3 mil 885 kilos fueron cocaína. Estas incautaciones, el gobierno las ha considerado “exitosas” debido al entrenamiento especializado contra el narcotráfico.

Ayer, el ministro José Raúl Mulino y el vicepresidente Juan Carlos Varela inauguraron la tercera estación aeronaval situada en Bahía Piña, Darién.

El plan es tener once estaciones en todo el país, mientras que la Gran Alianza pide al gobierno, mirar más allá de estas acciones.