Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

Reforma laboral atenta contra convivencia familiar

En caso de que las reformas al Código de Trabajo vigente se logren concretar los trabajadores se verían afectados no sólo en sus conquis...

En caso de que las reformas al Código de Trabajo vigente se logren concretar los trabajadores se verían afectados no sólo en sus conquistas y a nivel económico. El dirigente sindical, Genaro López, dijo que igualmente verían mermada su convivencia familiar, pues tendrían que enfrentarse a jornadas de trabajo extensas y con días libres semanales y feriados muy flexibles, lo cual les restaría tiempo efectivo con sus familias, por lo que considera que se trata de un atentado contra la familia panameña.

“Eliminar el recargo de las horas extras afecta a todos los trabajadores, porque la ley regula cómo se pagan las horas extras diurnas y las nocturnas. Tienen su recargo y tienen su límite, como que uno no puede trabajar más de 3 horas diarias de sobretiempo, o trabajar 9 horas semanales extras, y si se trabaja más de este tiempo, hay otro recargo adicional que se llama puritivo”.

López explicó en TVN que esto se hace para evitar que los patrones sometan al trabajador a largas jornadas de trabajo. En caso de que un empresario requiera de sus empleados más tiempo de trabajo del establecido según la ley, lo lógico es que contrate a más personal y así evitar pagar estos recargos.

El mayor problema, dijo López, es que también se sabe que algunos patronos están planeando solicitar el arbitraje cuando hay huelga. “Actualmente, y según el Código de Trabajo, el único que tiene facultad para solicitar arbitraje en cualquier momento es el trabajador, no así el patrono. Pero si se le faculta al patrono, obviamente tampoco habrá huelga porque una vez que comience la huelga el patrono va a solicitar arbitraje y la huelga terminará”. El dirigente del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares de Panamá (SUNTRACS) explicó que este es el único instrumento del que disponen los trabajadores para hacer valer sus derechos.

Aunque no hay una versión oficial, resultan preocupantes las últimas declaraciones de la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Alma Cortés, quien expresó a través de un diario que el Gobierno no consultaría estas reformas con los trabajadores agremiados, solo con los que no estén sindicalizados.

“Los que no están sindicalizados qué pueden hablar sobre el tema, si lo desconocen”, afirmó López, quien denunció que en la práctica la mayor parte de las empresas obvian el pago de estos tiempos extras, tal cual están estipulados en el Código de Trabajo.

“El objetivo es eliminar todo esto, aunque nadie lo paga, con excepción de la construcción, porque el sindicato siempre está auditando a las empresas y está recomendando que cuando laboran muchas horas de sobretiempo, no lo hagan los domingos para evitar conflictos...”

El SUNTRACS está discutiendo con las bases y en conversaciones con otros movimientos, incluido el Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO), y aunque López admitió que hay desconfianza, al menos ya ha habido importantes acercamientos.

Las últimas reformas al Código datan de 1995, con Ernesto Pérez Balladares en la Presidencia. En aquel entonces hubo 12 días de huelga, duros enfrentamientos y 4 muertos, por ello en esta ocasión irán a las calles si hace falta, a pesar de que tiene muy claro que “todo es una programación del Gobierno”.

La “Ley del Carcelazo” no evitará que la gente salga a protestar, pues “si no se resuelven los problemas de infraestructura de las comunidades y de los trabajadores, no quedará otra alternativa que salir a protestar, y lógicamente tendrán que hacer una cárcel muy grande para meter a todos los protestantes, porque no nos vamos a quedar con esa de que nos modifiquen el Código sin que salgamos a protestar”.'

El Ejecutivo prometió en campaña electoral que no iba a modificar el Código de Trabajo, pero obviamente hay otros intereses, porque el Presidente tiene supermercados y otros negocios que trabajan las 24 horas, y el mismo ministro Vallarino tiene hoteles donde también se tiene que trabajar 24 horas. La pregunta es, dijo López, “¿se están haciendo estas modificaciones para beneficiarse ellos directamente...?”

Aunque el ministro Alberto Vallarino llamó hoy “especulaciones” a todo lo que se está hablando sobre unas eventuales reformas al Código de Trabajo, a juzgar por los métodos que ha venido empleando el Gobierno se trata de una medida inminente, o a lo sumo, al menos ya evaluada a nivel de Gabinete