Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Diputado González teme por su vida y la de su hijo

Después de presentar un grupo de fotografías donde quedaba de manifiesto la injerencia del asesor del Ministerio de Gobierno y Justicia ...

Después de presentar un grupo de fotografías donde quedaba de manifiesto la injerencia del asesor del Ministerio de Gobierno y Justicia (MINGOB), Eduardo “Rumba” Alfaro, en el sistema penitenciario nacional, el diputado de Cambio Democrático, Marco González, advirtió en Telemetro Reporta que teme por su vida y la de su hijo, y que cualquier cosa que les pueda ocurrir tendría que atribuirse a Alfaro y al propio ministro del ramo, José Raúl Mulino.

González aseguró que ha recibido amenazas en reiteradas ocasiones, “al punto de que tiene que estar con seguridad permanente a donde quiera que va”.

El diputado reiteró las denuncias formuladas en las últimas horas, asegurando que Alfaro se reunía con detenidos de alto perfil y que después de esas reuniones, uno de ellos fue asesinado. Dijo que también se reunía con reos de bandas internacionales que se mantienen allí recluidos, en una actitud que no guarda relación con su cargo de asesor.

Les llevaba comida a los detenidos, y aunque “Rumba” afirmó que todo obedecía a una estrategia de inteligencia, dijo desconocer que el funcionario formara parte de los departamentos de seguridad del FBI, la DEA o la DIJ “para estar en este tipo de actividades”, situación que conocía perfectamente el ministro Mulino.

Los detenidos se quejaban de estos privilegios, como también se quejaba el abogado Javier Justiniani, lo que originó que en una visita suya a la Asamblea Nacional, Justiniani le presentara las fotos como prueba de lo que ocurría internamente, porque "mientras algunos luchaban por adecentar la imagen del penal había unidades que dejaban en entredicho la pulcritud del manejo del sistema penitenciario".

Aunque no quiso vincular directamente la muerte de Justiniani con estas denuncias, dijo que el abogado, asesinado en condiciones extrañas, le comentó que tenía temor de acudir a las cárceles, “por eso digo que si algo me pasa estos señores tienen que ver”, repitió.

Explicó que a los pocos días de que su hijo se encargara de la dirección de la prisión, le presentó un informe al Ministro de Gobierno y Justicia en el que detallaba las irregularidades en las que incurría su asesor, al indicar que hasta había sacado a detenidos del centro en su auto personal. La respuesta de Mulino a González hijo, fue que se trataba de un funcionario de su confianza y que dejara ese asunto así, sin embargo sólo 4 días después de este incidente ya tenía arreglada la destitución del hoy, ex director.

“El problema del Ministro es que como él se cree el abanderado de la lucha civilista en Panamá, es el dueño de la verdad. Con él no se puede hablar, porque para él todo el mundo es coimero...”.

“Yo soy diputado de la República y tengo todo el derecho a reclamar y presentar lo que quiera, porque fui electo por una población de 32,000 que creen en el trabajo que desarrollo; él está puesto por una casualidad de la vida”, añadió.

Presentará la denuncia una vez converse con sus abogados, pero si las autoridades toman la decisión de investigar se sentirá muy complacido de que alguien le pueda justificar qué autoridad puede tener esta persona para que “mientras hay reos a los que no se les visita, y que no comen bien, estos tengan todos los privilegios”.

El ministro Mulino se encuentra en la ciudad de Boston, por lo que se espera que cuando regrese al país se pronuncie en referencia a estas gravísimas acusaciones.