Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

La gente todavía cree en las buenas intenciones del Presidente

El vocero del gobernante partido Cambio Democrático (CD), Oscar Ávila, defendió hoy en KW Continente su versión de que el presi...

El vocero del gobernante partido Cambio Democrático (CD), Oscar Ávila, defendió hoy en KW Continente su versión de que el presidente Ricardo Martinelli todavía goza del apoyo de la ciudadanía, al asegurar que la gente sigue creyendo en sus buenas intenciones por mejorar las cosas en el país, porque nadie trabaja tan duro para llegar a la Presidencia para tener conflictos como los que él ha tenido que afrontar en los últimos días.

Martinelli, matizó Ávila, ha hecho ingentes esfuerzos por resolver, por ejemplo, el problema del alto costo de la electricidad, pero se ha enfrentado contra una serie de complicaciones que han llevado al país, y al propio Presidente, a un estado de total decepción “porque no se puede con estas compañías”. Algo similar ocurre con el empeño que ha evidenciado para lograr la compra de los corredores para beneficio de todos los panameños.

“Él ha dado muestras de querer mejorar las cosas; a la mayoría nos bajó el Impuesto Sobre la Renta (IRS), y si bien es cierto que subió en 2% el ITMBS lo importante es que saneó las finanzas y que estos impuestos se utilicen en el bienestar de la mayoría”.

Considera que como país nos corresponde ahora reflexionar, porque hemos estado acostumbrados a los gobiernos de lenta ejecución; “el Gobierno anterior fue muy lento, porque no quería que le tocaran nada, que le complicaran nada, pero así todo se atrasa”.

Si bien se manifestó a favor de los gremios sociales y sindicatos del país considera que estos grupos deben trabajar en favor de sus agremiados, pero no inmiscuirse en asuntos políticos y mucho menos utilizar los fondos de los que disponen para organizar manifestaciones o poner en marcha campañas de cualquier género, porque esa no es su razón de ser.

Si estos grupos quieren participar en la política deben inscribirse en un partido y luchar desde adentro, o crear su propio colectivo y hacer fuerza contra un gobierno o contra sus ideas, porque continuar manejándose políticamente desde sindicatos no es su finalidad, además, cómo vamos a echar al país hacia adelante si existen estos grupos que lo objetan todo, se cuestionó el político.

En 2008 Oscar Ávila se unió a las filas del CD, tras expresar su descontento por las decisiones que se tomaron a lo interno del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y denunciar que había sido despojado por segunda vez de la curul a la que aspiraba por el circuito 8-7, para favorecer la candidatura del entonces vicepresidente de la República, Rubén Arosemana.