Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

Las heridas están abiertas en Bocas

PANAMÁ. Hace una semana, el presidente Ricardo Martinelli desatendió el llamado que hicieron los líderes sindicales bocatoreños para hab...

PANAMÁ. Hace una semana, el presidente Ricardo Martinelli desatendió el llamado que hicieron los líderes sindicales bocatoreños para hablar con él. Ahora son ellos los que le dicen al gobernante: ‘¡No es el momento adecuado!’.

‘Tenemos que guardar el respeto a esos muertos. Estamos de luto. No estamos en disponibilidad de reunirnos con el gobierno, no es el momento indicado’, informó Samuel Quintero, secretario de Finanzas del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Banano (Sitraibana).

A su llegada a la provincia —ubicada al occidente de Panamá— es muy probable que el mandatario sea recibido con el ondear de banderas negras que han sido colgadas en los postes del tendido eléctrico.

Al igual que el secretario de Finanzas del Sitraibana, el activista ngöbe buglé Pedro Ábrego consideró: ‘El momento no se presta para una reunión con el Presidente’.

En tanto, el humo y las llamas de antorchas encendidas darán fe de la vigilia que desarrollará la comunidad ngöbe buglé, quienes no dormirán durante toda la noche de hoy hasta el amanecer de mañana.

Así lo confirmó Ábrego: ‘El punto de reunión será en la comunidad Norteño. Habrá intervención de líderes ngöbes y de las iglesias, cantos de protesta y repudio al asesinato de los compañeros’.

No se trata de velar solo por los muertos, los ngöbes también dejarán el sueño a un lado en repudio a la explotación minera y las hidroeléctricas.

Mientras el gobierno intenta apaciguar el dolor y la rabia, mañana los bocatoreños enterrarán a Virgilio Castillo y a Antonio Smith, primeros caídos en las batallas que tuvieron con la Policía Nacional.

Antes de la sepultura, los restos serán llevados como héroes en una marcha por la vía principal de Changuinola, desde la Finca 13 hasta el cementerio, ubicado en Finca 6. Se informó que hacen las investigaciones para determinar el número exacto de fallecidos.

Por su parte, ayer una avanzada ministerial le preparó el terreno al mandatario. Altos funcionarios del gobierno central llevaron atención médica y bolsas de comida que fueron repartidas a moradores.

Los dirigentes sentenciaron: ‘Es una burla y falta de respeto querer apaciguar el dolor con una bolsita de comida. Aquí no estamos viviendo un desastre natural, estamos de luto’.