Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Derogación no se descarta

PANAMÁ. La violencia social en las calles en rechazo a la Ley 30 parece haberse superado, pero las causas del conflicto no desaparecen d...

PANAMÁ. La violencia social en las calles en rechazo a la Ley 30 parece haberse superado, pero las causas del conflicto no desaparecen del todo.

Dirigentes sociales y obreros aseguran que el gobierno debe dar el primer paso para garantizar un diálogo efetivo.

Y ese primer paso es entendido por los voceros de estos grupos como la derogación de la Ley 30. ‘Debe hacerlo por necesidad nacional , para evitar más enfrentamientos y dar el primer paso’, dice Magaly Castillo de Alianza Ciudadana Pro Justicia.

Con ella coinciden Genaro López y Mariano Mena, dirigentes sindicales.

Pero además hablan de otras condiciones que favorecerían un diálogo entre las partes en conflictos.

Una de ellas es que las representaciones en una mesa de conversaciones sean equitativas. ‘Tienen que ser objetivos primero, antes de aceptar un llamado a diálogo’, explica Genaro López, dirigente de los obreros de la construcción.

Otro elemento es la investigación imparcial de lo sucedido en la represión de las manifestaciones en Bocas del Toro. ‘Urge que sea una comisión idependiente del gobierno con la participación de organismos de Derechos Humanos y personal interdisciplinario, la que analice lo sucedido’, advierte Magaly Castillo.

Precisamente allá en Bocas del Toro ayer se desarrollaban los funerales de dos obreros que murieron durante las protestas.

Para sus familias ellos fueron asesinados por la Policía. En el cortejo sus compañeros caminaban con banderas y listones negros.

Los trabajadores indígenas rechazaron la presencia del presidente Ricardo Martinelli en la provincia justo el mismo día de los funerales.