Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

El país es otro a partir de crisis en Bocas del Toro

Los panameños debemos reconocerle a Bocas del Toro, pero sobre todo a los trabajadores de las bananeras y a los indígenas Ngäbe Buglé el...

Los panameños debemos reconocerle a Bocas del Toro, pero sobre todo a los trabajadores de las bananeras y a los indígenas Ngäbe Buglé el fortalecimiento de nuestra democracia, “estamos en deuda con ellos, porque su esfuerzo logró activar en la conciencia de los panameños que estábamos en peligro”, estimó hoy el analista político José Isabel Blandón en RPC Radio. Le toca ahora al gobierno de Ricardo Martinelli aceptar que ya no es el mismo, pues han salido de su caparazón muchos que ya comienzan a cuestionarse las acciones de nuestras autoridades.

“Hoy nadie puede negar el poder de convocatoria de los sindicatos. Bocas no es el mismo, ni siquiera el país es el mismo. La gente ya perdió el temor, porque frente a la agresión la gente ha respondido con firmeza”, puntualizó.

Para Blandón es evidente que en el país hay una nueva dinámica política, situación que han registrado los resultados de las últimas encuestas de percepción ciudadana. Los números de ahora, empero, no tienen porqué definir el futuro, porque ninguna encuesta evalúa el futuro; lo que hacen es mirar la realidad del momento, las tendencias actuales. Una vez varíen las cosas las encuestas también pueden cambiar, sostuvo el ingeniero.

Lo importante es que el Gobierno sepa mirar en estas encuestas las “muchas luces rojas” que le está enviando la ciudadanía y hagan los correctivos lo más pronto posible, porque si bien el índice de gestión del presidente Ricardo Martinelli sigue siendo muy bueno a nivel de América Latina, ha bajado 14 puntos porcentuales en la última medición realizada por Dichter & Neira, pero peor que eso es la estrepitosa caída de su equipo de Gobierno.

Cuando se mira esta caída no es de extrañar la subida de la oposición, de hecho el país lo ha visto antes. Ellos están llenando un espacio, esa es una verdad irrefutable, recalcó Blandón.

Y prueba de ello está en las últimas declaraciones de Bobby Eisenman, un anti PRD de toda la vida, que ahora cambia el discurso y admite ante las cámaras de televisión que quiere que el Partido Revolucionario Democrático sea fuerte. Como él, sostuvo Blandón, hay otros panameños que están volteando la mirada hacia el PRD, “y el partido está aprovechando la crisis, entonces en lugar de echarle la culpa a los medios, el Gobierno debe corregir sus estrategias, porque esto -las encuestas- no es definitivo, puede variar en la medida en que cambien los caminos que se tomen”.

Todavía hay gente que cree en el cambio, “pero están desencantados”, de allí que el Presidente tenga que esforzarse por conectar su propuesta del cambio con la gente que votó por él. El Gobierno, alegó el analista, debe trabajar en base a lo que quiere la gente, en lugar de estar persiguiendo a los sindicalistas, porque ellos seguirán defendiendo lo que les costó más de 50 años conseguir.

“Yo espero que él rectifique, porque hay fuerzas antidemocráticas en el país, que no son el PRD o la sociedad civil, pero están”, concluyó Blandón padre.