Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Nacional

Paso expedito del narcotráfico

PANAMÁ. Es la entrada perfecta para el narcotráfico. Se llama Coquira y dicen que es un puerto, pero de esto último solo tiene el califi...

PANAMÁ. Es la entrada perfecta para el narcotráfico. Se llama Coquira y dicen que es un puerto, pero de esto último solo tiene el calificativo y el uso que le dan.

Ubicado en el distrito de Chepo, al sureste de la provincia de Panamá, la realidad de Coquira dista mucho de lo que es una terminal naval.

Allí la palabra poca es clave: poca presencia y control policial, aunado a la casi nula infraestructura y las pésimas condiciones en las que sobreviven al paso del tiempo.

El lugar que llaman ‘puerto’ paradójicamente no cuenta con ningún muelle. Tiene tres puestos de venta de comida y una galerita que hace función de recibidor. Éste es acogedor mientras no llueva; de lo contrario, los usuarios corren el riego de mojarse más adentro que afuera de donde se cobijan.

Desde esas precarias instalaciones, un centenar de hombres zarpan, navegan la cuenca del río Bayano hasta salir al mar. Allá tiran las redes y regresan con sus botes cargados de pescados.

Hace tiempo, los pescadores locales tenían el tránsito exclusivo —por así decirlo— en las pacíficas aguas del Bayano. Hoy no están solos. Tienen una competencia que se fortalece cada vez más y cuyos tentáculos no tienen límites.

Los nuevos navegantes transportan grandes mercancías que no tienen ninguna relación con los productos del mar. En sus modernas lanchas trasladan e ingresan droga a Panamá.

PROBLEMA DE AÑOS

Que el Bayano sea usado como corredor marino de la droga y Coquira como el ‘puerto’ ideal para la entrada de la misma, no es nada nuevo.

Debido al incremento del problema, ayer el ministro de Seguridad, José Rúl Mulino; el director de la Policía Nacional (PN), Gustavo Pérez; y el director del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN), Jacinto Tom, recorrieron la ‘ruta’ de la droga.

Los tres funcionarios fueron sinceros. Reconocieron las múltiples debilidades del lugar. Mulino fue más específico y enumeró: peligrosidad, amplitud de manglares, cercanía a tierra firme, posibilidad de que todos los días entre droga, comodidad de que pueden operar si no hay custodia ni patrullaje.

El diputado del área, Hernán Delgado, convocó al recorrido. Durante el mismo, explicó su preocupación por la seguridad y recordó que ‘hace una semana atacaron con armas a unos pescadores. Todos tuvieron que tirarse al río y uno murió arrastrado por la corriente’.

COMPROMISO

Mulino reveló que después de la gira realizada ayer, se pondrán los puntos para establecer presencia policial fija y móvil (patrullaje).

El titular también negó cualquier posibilidad de solicitar apoyo internacional para llevar a la realidad los compromisos adquiridos.

Jacinto Tom confirmó que la institución a su cargo solo cuenta con 30 lanchas para patrullaje en todo el Pacífico.

Por su parte, Gustavo Pérez, de la Policía Nacional, afirmó que cuentan con los recursos y el personal para darle mejor atención a Coquira y al río Bayano.

Algunos pescadores, preocupados por el peligro que representa el narcotráfico, dijeron que hace tiempo les hicieron promesas de más seguridad y adecuar las estructuras del ‘puerto’, pero todo quedó en el olvido.