Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Nacional

Alvarado y Alemán: duelo por el fútbol

PANAMÁ. A pesar de que Panamá no es un país netamente ‘futbolizado’, la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) se ha convertido es un p...

PANAMÁ. A pesar de que Panamá no es un país netamente ‘futbolizado’, la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) se ha convertido es un pastel que despierta el interés de muchos, incluso de los del lado político.

Con las elecciones deportivas a la vuelta de la esquina, dos candidatos han confirmado su interés por controlar el fútbol criollo. Se trata de Ariel Alvarado, actual presidente de la federación, y el empresario Lucas Alemán, hasta hace poco uno de los colaboradores de Alvarado.

La batalla por el control de esta organización deportiva se ha polarizado en dos ejes: Uno que representa los intereses del actual gobierno y el otro, a la oposición.

Aunque Alemán ha manifestado que su interés por controlar la federación no tiene matices políticos, tiene familiares vinculados al actual gobierno.

Uno de sus hermanos, Jaime Alemán, es el actual embajador de Panamá en Washington, mientras que el otro, José Miguel Alemán, fue candidato a la Presidencia de la República en las elecciones generales de 2004 por el Partido Panameñista, aliado del gobierno.

Alvarado también ha negado vinculaciones. Sin embargo, estuvo muy ligado a Ramón Cardoze, quien fue director de Pandeportes durante el gobierno de Martín Torrijos.

Rubén Cárdenas, presidente del club Alianza, espera que la política se mantenga alejada del deporte, aunque está consciente de que los vínculos existen.

El periodista especializado en fútbol Julio Leroy Shebelut señala, por su parte, que aunque a él no le consta que existan intereses políticos de por medio, cree que ambos candidatos deben participar en un debate público para que expongan sus planes y proyectos y se despejen las dudas de una vez por todas.

CONTIENDA ACALORADA

La contienda electoral no ha comenzado formalmente, pero ya los dos candidatos han hecho declaraciones que presagian una acalorada confrontación.

En sus primeras declaraciones, Alemán señaló que llegó a trabajar por el fútbol y no para vivir del fútbol, en franca referencia a Alvarado.

El presidente de la federación reconoció que sí cobra 6 mil dólares al mes, pero que es una compensación para representar bien a la federación y le permite dedicarse más al fútbol.

UN JUGOSO PASTEL

En los últimos años, y según palabras de su actual presidente, el fútbol panameño ha manejado fondos que superan los 8 millones de dólares ($2 millones de presupuesto por año).

Si se le suman los $5 millones que ha prometido el presidente Ricardo Martinelli para contratar a una persona que entrene a la selección nacional de fútbol de cara al Mundial Brasil 2014.

Con la contratación de este nuevo técnico, la Fepafut resulta un pastel muy apetitoso para cualquiera.