Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Nacional

Panamá: capital de la tierra y emporio del universo

D ifícilmente otro dirigente político, del siglo XIX, habrá sido tan obsequioso en expresiones adornadas con una suerte de cuasi deleite...

D ifícilmente otro dirigente político, del siglo XIX, habrá sido tan obsequioso en expresiones adornadas con una suerte de cuasi deleite poético sobre Panamá, como aquellas exteriorizadas por Simón Bolívar.

Proyectó que nuestra ‘magnífica posición entre los dos grandes mares, podrá ser con el tiempo el emporio del universo’, la capital de la tierra y, más tarde, con entusiasmo, ornamentó: ‘¡Qué bello sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos!’.

Muy famosos los términos en que se refirió a Panamá: ‘Los Estados del Istmo de Panamá hasta Guatemala formarán una asociación. Esta magnífica posición entre los dos grandes mares, podrá ser con el tiempo el emporio del universo, sus canales acortarán las distancias del mundo, estrecharán los lazos comerciales de Europa, América y Asia; traerán a tan feliz región los tributos de las cuatro partes del globo. ¡Acaso sólo allí podrá fijarse algún día la capital de la tierra como pretendió Constantino que fuese Bizancio la del antiguo hemisferio!’. (Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815).

Y más adelante, en el mismo texto, dice: ‘¡Qué bello sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo. Esta especie de corporación podrá tener lugar en alguna época dichosa de nuestra regeneración.’ (Carta de Jamaica, op. cit.)

Si lo anterior, escrito en 1815, no fuera suficiente, ¿qué decir de los ‘conceptos del Libertador sobre el Acta de Panamá’, registrados en una carta fechada en 1822, dirigida al Coronel Fábrega? Así lo refiere Ernesto Castillero: ‘Cuando el Libertador Simón Bolívar, Presidente de la República, supo en Popayán la independencia del Istmo y su adhesión a Colombia, se apresuró a manifestar al Coronel Fábrega su regocijo por este suceso. Con su Edecán, el Coronel Florencio O’Leary, escribió a Fábrega para expresarle: ‘El Acta de independencia de Panamá es el monumento más glorioso que pueda ofrecer a la Historia ninguna Provincia americana. Todo está allí consultado: justicia, generosidad, política e interés nacional. Transmita, pues, Ud., a esos beneméritos colombianos el tributo de mi entusiasmo por su acendrado patriotismo y verdadero desprendimiento’. (Historia de Panamá, Ernesto J. Castillero).

Finalmente, aunque el Congreso no prosperó como se esperaba, amerita citar las palabras que envuelven el sueño y la visión del Libertador. Dice el historiador Ernesto J. Castillero que ‘por iniciativa del Libertador’, General Simón Bolívar, ‘se reunió en Panamá’ un Congreso internacional que después fue disuelto aquí para reunirse en México. ‘La idea bolivariana, entre otras concepciones geniales, era la formación con los países americanos de una gran confederación de pueblos para la defensa del Hemisferio contra los atentados de la Santa Alianza del viejo Continente, que propugnaba por el mantenimiento del colonialismo en América’.

Las sesiones comenzaron el 22 de junio de 1826 y terminaron el 15 de julio, y luego se acordó continuar las labores en México. (Historia de Panamá, Ernesto J. Castillero). Como narra el historiador ‘aunque el Congreso de 1826 no dio en la práctica los resultados efectivos que se propuso el Libertador, aquella extraordinaria asamblea fue de una trascendencia histórica que hechos posteriores han venido a confirmar. Con muchísima razón el general iniciado del Congreso de 1826 anunció: ‘Cuando después de cien siglos, la posteridad busque el origen de nuestro Derecho Público y recuerde que consolidaron su destino, registrará con respeto los Protocolos del Istmo. En ellos encontrará el plan de las primeras alianzas que trazarán la marcha de nuestras relaciones con el Uni verso ¿Qué será entonces el Istmo de Corintio comparado con el de Panamá?’. Sigue diciendo nuestro historiador: ‘Bolívar escogió el Istmo para sede de su trascendental Congreso porque abrigó la convicción de que este territorio tarde o temprano jugaría papel importante en los destinos del mundo. Tal cosa se desprende de su carta circular de 7 de diciembre de 1824 para invitar a las naciones a la conferencia de Panamá. ‘Parece, decía, que si el mundo hubiese de elegir su capital, el Istmo de Panamá sería señalado para ese augusto destino, colocado como está en el centro del globo: viendo por una parte el Asia y por otra América y Europa.’ (Historia de Panamá, Ernesto J. Castillero).