Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Nacional

Gallotes mutantes en Santiago de Veraguas

PANAMÁ. Se imagina usted a un gallinazo, gallote o zamuro negro que en lugar de engullir los desperdicios de su dieta, los succione como...

PANAMÁ. Se imagina usted a un gallinazo, gallote o zamuro negro que en lugar de engullir los desperdicios de su dieta, los succione como un oso hormiguero por una mutación en su fuerte pico. Sospecha también los altos niveles de toxicidad que se acumulan en las reservas espontáneas de basura que abundan en nuestro país para que un ave de esta naturaleza sucumba ante la bioacumulación que, incluso, puede llegar a afectar a los seres humanos.

Esta situación que generalmente ocurre fuera de nuestras fronteras fue detectada por el personal de Peligro Aviario de la Autoridad de Aeronáutica Civil, dentro de sus responsabilidades de control de aves migratorias cerca de las pistas de aterrizajes del país.

Arleene Fábrega, encargada de esta unidad de la AAC, reveló a La Estrella el extraño hallazgo. Ubicó a varios zamuros con deformaciones por contaminación en un vertedero de desperdicios a cielo abierto que opera en El Espino de Santiago, en Veraguas.

De acuerdo a la especialista, quien avisó del caso al Departamento de Ornitología de la Universidad de Panamá, la situación puede ser dramática si se toma en cuenta que en este vertedero de basura compiten por los desperdicios los llamados pepenadores, las aves carroñeras y los perros de la calle; a los cuales igualmente se les han detectado malformaciones por contaminación ambiental.

UN PELIGRO PARA LA GENTE

‘En este sitio, acostumbran arrojar cerdos con contagio de tuberculosis, rabia y otro tipo de enfermedades, y estos se pudren y algunos, incluso, usan su carne para el consumo humano’, agrega nuestra experta.

Las especies con mutaciones son consideradas por los especialistas como ‘indicadores’ de los niveles de contaminación que se registran en estos lugares.

FALTA DE COORDINACIÓN

‘La Autoridad de Aeronáutica Civil hace un llamado a la conciencia y al trabajo en equipo de las diferentes entidades del gobierno para que tomen las medidas correctivas en lo concerniente a los problemas de la basura y su manejo. Esta zona se encuentra en el perímetro del aeropuerto Capitán Rubén Cantú y la proliferación de las aves silvestres —en este caso el zamuro negro, más conocido como gallote— pone en alto riesgo la seguridad operacional y, por ende, las vidas humanas’, agrega Fábrega.

Otro elemento que agrava el panorama en este vertedero es su proximidad con las áreas de producción agrícola de la zona.

PELIGRO PARA LA AGRICULTURA

La contaminación del suelo también puede afectar la calidad de los siembros y del alimento para el consumo humano que de allí se extrae.

Las informaciones que provienen de la capital veragüense en términos de recolección de basura y el tratamiento de los desechos alientan a muy pocos.

La basura y su disposición final en esta zona del país son consideradas un mal endémico, según sus propias autoridades.

El caso del vertedero de El Espino —junto al de La Soledad e Italita, creados como una solución espontánea de la población—, que se encuentra en la ruta hacia la comunidad de San Francisco, está muy lejos de tener una solución pronta.