Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Nacional

‘Cabelleras vallelunenses’, un atractivo natural

CHIRIQUÍ. La naturaleza tiene una variedad incalculable de atractivos, los cuales suelen cautivar de manera impresionante al ser humano.

CHIRIQUÍ. La naturaleza tiene una variedad incalculable de atractivos, los cuales suelen cautivar de manera impresionante al ser humano.

En la provincia de Chiriquí encontramos bellos paisajes, hermosas playas y se puede disfrutar de un agradable clima; características que han potenciado esta región del país como un indiscutible destino turístico, tanto para visitantes nacionales como extranjeros.

Para algunos estudiosos, como Milagros Sánchez, esta tierra cuenta con muchas bondades que aún no se han dado a conocer y que, si se promueven, sin duda alguna atraerían más turistas.

Entre esas maravillas destacan las cascadas.

El Diccionario de la Real Academia Española las define como ‘caída desde cierta altura del agua de un río u otra corriente por brusco desnivel del cauce’.

Desde hace cuatro años, la historiadora chiricana ha estado visitando los chorros, como también se le conoce, como parte de sus investigaciones históricas y geográficas, en los distintos distritos de esta provincia. Se refiere a esta belleza natural como elementos hermosos.

‘Tú te paras frente a un chorro de 100 metros de altura y es una experiencia inigualable. Nos apasionamos con las cascadas’, dice.

Sánchez ha documentado 50 saltos de agua en distintos puntos de la geografía chiricana, aunque aclara que está consciente de que aún hay más. Su atracción por estas caídas de agua la ha llevado a recorrer áreas como Renacimiento, Dolega, Gualaca, Tolé y Remedios.

Esta pasión la demuestra en la colección de fotografías de estas formaciones naturales que son fieles testigos de los recorridos, a veces muy distantes, que debe hacer para encontrarse con este atractivo que se forman en medio de los ríos y quebradas.

RETRATOS DE LA NATURALEZA

Parte de este legado fotográfico fue mostrado del 8 al 13 de noviembre en la sede de Culturama, en el histórico Barrio Bolívar de la ciudad de David.

En la exposición, también se apreciaron las fotografías de Olmedo Miró Rodríguez, quien también ha visitado algunos de estos paradisiacos lugares, así como de la profesora Yoselin Pitty.

La muestra se denomina ‘Cabellera del Valle de la Luna’.

Sánchez explica que el nombre es una metáfora que trata de reflejar la ilusión visual cuando se está en frente de una cascada.

Para ella, todas las cascadas, indistintamente de su altura, tienen algo hermoso; aunque reconoce que unas le impresionan más que otras.

Ese es el caso del ‘Chorro de la Maestra’, ubicado en la región de Besikó, en la comarca Ngöbe Buglé.

‘Es hermoso y su volumen de agua es muy caudaloso. La caída puede tener hasta 100 metros de altura’, cuenta y agrega que el nombre se debe, según los lugareños, a que una maestra, al tratar de cruzar el río Qui-Qui, se resbaló y se cayó por esta caída de agua, lo que le provocó la muerte.

La historiadora chiricana reconoce que en su recorrido se ha encontrado que muchas de las cascadas no tienen nombre, por lo que ha motivado a los pobladores más cercanos a que las identifiquen.

Recuerda que al visitar una cascada ubicada en la comunidad de Londres, en el distrito de Gualaca, tras un recorrido de nueve horas montada a caballo, se encontró con un hermoso chorro, pero al preguntarle a la comunidad su nombre, le respondieron que no tenía, por lo que se le designó ‘El Salto del Toro’, ya que de acuerdo a los londinenses, allí se había caído un toro.

POTENCIAL TURÍSTICO

Para Sánchez, estas formaciones geológicas tienen un gran potencial para desarrollar el turismo ecológico y de aventuras.