Temas Especiales

26 de May de 2020

Nacional

Cruzada social ante la violencia de género

PANAMÁ. Justo cuando las mujeres apostaron por la liberación femenina para cerrar la brecha en la desigualdad de género, en los países d...

PANAMÁ. Justo cuando las mujeres apostaron por la liberación femenina para cerrar la brecha en la desigualdad de género, en los países de la región (Panamá a la vanguardia) se dispararon las muertes por violencia doméstica. Un gran porcentaje de ellas, por femicidios.

El reciente informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) colocó a Panamá en el décimo lugar del mundo en femicidios. Dicho ‘mérito’ se lo ganó a pulso, según refleja el Observatorio Panameño contra la Violencia de Género (OPVG), el cual revela que en lo que va del año se dieron 64 muertes violentas de mujeres, de las cuales 46 son femicidios. Con este término, se nomina a la forma más extrema de violencia de género ejercida por los hombres contra las mujeres para obtener poder, dominio o control.

CIFRAS ALARMANTES

Los especialistas sobre este tema proyectan que antes de cerrar el año las cifras superarían las del año pasado, que se mantuvieron en 80 casos. (ver tabla)

Iván Estribí es el fiscal Tercero de Familia. Es allí donde se da seguimiento a las denuncias de maltrato y ven con preocupación las cifras que hasta la fecha manejan las fiscalías sobre violencia doméstica. No ha cerrado el 2010 y ya se reportan más de 10 mil denuncias a nivel nacional.

En esto coincide Joyce Araujo, directora de Protección de los Derechos de las Mujeres de la Defensoría del Pueblo. ‘Las boletas de protección y las denuncias de maltrato son los síntomas de una víctima por femicidio, y en eso hay que trabajar’, sostiene la funcionaria.

Con el derecho que le asiste como defensora de los intereses de la mujer, hace hincapié en que falta desarrollar políticas de prevención que sensibilicen a la comunidad y proporcionen información necesaria a las mujeres que son víctimas de maltrato.

‘La consecuencia de los femicidios es muy alta, porque en Panamá no existe ningún plan para atender a esos niños y niñas que quedan huérfanos’, señaló Araujo.

PASE DE FACTURA

Sin duda, nuestro arraigo cultural, donde prevalecía la desigualdad entre nuestros antepasados, es una herencia que no debería orgullecernos. La educación familiar destacaba el machismo como la forma correcta que debía imperar en la mayoría de nuestros hogares. En este anacronismo, curiosamente y por generaciones, han participado tanto hombres como mujeres que hoy cosechan lo que por años cultivaron.

Frente a este panorama poco alentador y desafortunado para las futuras generaciones, el recién creado Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) tiene la titánica labor de lograr cambios de conducta en la sociedad para evitar que más mujeres mueran en manos de sus parejas o ex parejas.

Markelda Montenegro actualmente es la directora de esa institución y desde el año pasado trabaja en una campaña interinstitucional que busca crear conciencia sobre este flagelo. ‘Es necesario romper los patrones de conducta que se imponían, y que hoy dan como resultado trágicos acontecimientos’, dijo la funcionaria.

La primera dama, Marta Linares de Martinelli, dice que es un trabajo conjunto que no se logra sólo. ‘La familia como pilar de la sociedad es quien debe despertar de esa falacia de que en el hogar manda el hombre y que solo ellos tienen privilegios’, mencionó.

Mientras no se rompan los paradigmas, seguiremos expuestos a más femicidios porque los hombres seguirán creyendo que las mujeres son objetos de su propiedad.

En la Fiscalía Tercera de Familia, la mayoría de las denuncias de violencia tienen como protagonistas a hombres machistas que cegados por los celos arremeten contra esa mujer a la que un día juraron amor y lealtad y, en el peor de los escenarios, cumplen con sus amenazas y las envían al cementerio.

MEDIDAS PREVENTIVAS

La ineficacia de las boletas de protección o alejamiento emitidas por los corregidores y los juzgados motivó al Ministerio Público a aplicar nuevos sistemas preventivos. Recientemente, se anunció el uso de brazaletes electrónicos para evitar que más mujeres sean víctimas de sus agresores. La inversión supera el millón de dólares y al implementar este sistema, las autoridades conocerán el momento preciso en el que el atacante viole el perímetro de seguridad impuesto para proteger a la víctima.

La Defensoría del Pueblo presentará en el próximo periodo ordinario de la Asamblea Nacional un proyecto de ley que busca tipificar el femicidio como delito; adicionalmente, se analizan dos proyectos de ley que buscan aumentar las penas y medidas de prevención contra esta trágica realidad social.