Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Las Américas, el sello de una época

PANAMÁ. En el histórico Restaurante de las Américas en Obarrio, el menú de ayer no era regular. Pero no era algo de ingredientes ni de c...

PANAMÁ. En el histórico Restaurante de las Américas en Obarrio, el menú de ayer no era regular. Pero no era algo de ingredientes ni de cocineros. No. Había algo más: una entrega total; era el último día que abría sus puertas.

Tras 48 años de operación, su dueño, Rafael Ciniglio, tomó la decisión de clausurarlo. Es que ese local, donde alguna vez convergieron presidentes de la República, ministros de Estado, embajadores, personalidades —hasta para conversar sobre la agenda política criolla—, y donde el hoy presidente de la República, Ricardo Martinelli, cenó por última vez antes de ser electo para ese cargo, sufrirá una metamorfosis.

Afuera del edificio que albergaba su restaurante, Ciniglio, con evidente añoranza y un positivismo que no tardó en poner de manifiesto, reconoció que la transformación del mercado de la comida lo condujo a desarrollar un nuevo concepto de negocio, que se edificará ahí, en el mismo inmueble de Las Américas.

La demolición y construcción del nuevo local tardará entre tres y cuatro meses.

El cambio —asegura Ciniglio— incluye desde el estilo (de comida para llevar pasará a venderla para consumo en el mismo local) hasta cambiar de nombre, el cual no adelantó. Lo único que anticipó es que será moderno y que no faltarán los vinos.

‘Es una nueva etapa. Innovar conlleva retos y muy difíciles, pero estamos optimistas’, formuló.

LA TRAYECTORIA

El Restaurante de Las Américas —de rojo, blanco y verde como colores insignia— data del año 1963.

Sin embargo, se trata de un negocio familiar, el cual inició bajo el nombre ‘Cittá de Verona’ en 1930 en Santana. Su fundador fue el abuelo de Ciniglio, Pascual; un italiano que en 1905 se mudó a Panamá.

La especialidad de la casa atrajo, incluso, a artistas internacionales. En 2007, el actor estadounidense Mel Gibson, en una efímera visita, tomó tiempo para degustar los platos fuertes de ese restaurante.