Temas Especiales

02 de Feb de 2023

Nacional

La Ortiga, abandonada por las autoridades

COCLÉ. A muchos de los que vivimos en las urbes, pudiera parecernos que las comunidades más pobres están insertas entre la lejanía de la...

COCLÉ. A muchos de los que vivimos en las urbes, pudiera parecernos que las comunidades más pobres están insertas entre la lejanía de las áreas rurales de difícil acceso o comarcales, sin imaginarnos que a unos pocos pasos de donde residimos hay pequeños poblados con una estela de carestías desde hace mucho tiempo.

Desde la calle que circunvala la vía Interamericana en Llano Marín, Penonomé, a unos dos kilómetros a pie, como lo hacen diariamente sus moradores, especialmente los niños de edad escolar, está el poblado de La Ortiga, que pertenece al corregimiento de El Coco.

En 14 viviendas establecidas habitan unas 100 personas, la su mayoría de origen campesino, trabajadores rurales, con escasos estudios, pocos han logrado culminar la escuela secundaria o nocturna.

CLAMOR

Pero esta gente solo es visitada por los políticos, como siempre, en tiempos de campaña electoral para pedir sus votos, pero una vez electos, jamás han vuelto a La Ortiga.

‘Desde hace 40 años hacen lo mismo con nosotros’, dijo Jorge Navarro, hace unos días durante el recorrido, hoy convaleciente de dos impactos de bala por jóvenes delincuentes en Antón, donde laboraba en un supermercado.

Como otros de su comunidad, Navarro ha pedido y sigue pidiendo que se construya una carretera hasta La Ortiga desde la circunvalación.

Muchos salen a trabajar y retornan de noche exponiéndose a ser asaltados.

Algunas mujeres jóvenes que estudiaban de noche tuvieron que dejar los estudios tanto por el mal estado del camino como porque temen por su integridad personal.

El problema es más grande durante la temporada lluviosa. Pese a que el terreno es plano, no es posible transitar por él.

Todo el trayecto deben hacerlo por las orillas más firmes del terreno, apoyándose con las alambradas y empalizadas de los potreros laterales. Los dueños ya prohibieron internarse en sus propiedades.

Los niños, que estudian en la Escuela de Llano Marín, demoran entre dos y tres horas para llegar a sus casas, desde la 1:00 p.m. cuando salen.

Para trasladar enfermos, el suplicio es aún mayor. Ningún vehículo, taxi o colectivo, se arriesga a buscar o a transportar a nadie de La Ortiga.

Esta comunidad no tiene alumbrado eléctrico y el abastecimiento de agua potable es pésimo. A las 12:00 p.m. ó a las 2:00 p.m llega algo en el descuidado acueducto.

La mayor cantidad de veces recurren a una quebrada, ya casi en extinción.

DECLARACIONES

José Sánchez, vocero de los afectados, dijo que lo más prioritario es que las autoridades resuelvan el arreglo del camino, o que se logre una acción que facilite la llegada de transporte a la comunidad.

Mireya Rodríguez recordó que son innumerables las peticiones, cartas y solicitudes a diferentes funcionarios de diferentes gobiernos y nada, ‘no les importa con nosotros ni con nuestra pobreza’, se lamenta.

María Rodríguez, con una hija discapacitada, ruega que ‘nos hagan el camino, por mi hija discapacitada que debo llevar regularmente a tratamiento y es para nosotras duro salir por esos caminos a media noche o de madrugada para tomar un bus para Panamá. ¡Dios mío, ayúdennos!’, suplica.

AUTORIDADES

Por su parte, Euclides Montenegro, representante del corregimiento de El Coco, informó que tienen en proyecto esta mejora, pero en el mes de marzo, espera el apoyo del Ministerio de Obras Públicas como paliativo.

En tanto, Jorge Juárez, divisionario del MOP en Coclé, dijo que en los próximos días enviaría a realizar una inspección de la ruta que reclaman los moradores para evaluar una respuesta.