Temas Especiales

22 de May de 2022

Nacional

En 8 años, $142 millones gastados en repetidores

PANAMÁ. Para el ex ministro de Educación y vicerrector de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS) Juan Bosco Bernal, los m...

PANAMÁ. Para el ex ministro de Educación y vicerrector de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS) Juan Bosco Bernal, los millones de dólares que cuestan los estudiantes que no pasan de año, los repitientes, no es la única suma que pierde el país. ‘Hay que cuantificar cuánto deja de recibir la nación por ese recurso que no se formó, siendo éste el capital más importante para el desarrollo... el país entero se ve afectado’.

Según cifras de la Contraloría General de la República, del 2000 al 2007, un periodo de ocho años, se han gastado $142 millones en estudiantes que no son promovidos de año. El costo por alumno aumenta según el nivel escolar. Por ejemplo, un estudiante de primaria en el 2000 costaba $382.77 y uno de premedia y media en ese mismo año costaba $645.15. En el 2007, los costos se habían elevado: el de primaria costaba $452.23 y el de premedia y media, $748.74. Para el 2008, el costo de los estudiantes de primaria era de $503.06 y en 2009 de $533.84. En premedia y media, $1,033.05 y $1,043.65, en estos mismos años.

‘El país pierde mucho más que esos millones, la otra cifra no se ha calculado... El efecto que tiene en la sociedad, ese es el efecto más grave que tiene el problema del repetir; la escuela no se hizo para repetir, sino para aprender’, señala Bernal.

Explica que el fracaso no cabe en el diccionario pedagógico y propone que las deficiencias de los estudiantes se atiendan en el mismo periodo y no esperar el verano para una rehabilitación. Sugiere que se habiliten ‘los sábados o las jornadas contrarias, los estudiantes con deficiencias deben ser atendidos oportunamente para que al final del año ninguno se quede. Esto es posible, no es utópico’.

El profesor adelanta que ya se entregó a la ministra de Educación, Lucy Molinar, el documento que crea el perfil del docente. Entre los cambios que propone el documento elaborado por tres especialistas —entre ellos Bernal— es que el docente tenga una formación mínima de licenciatura para enseñar en el nivel primario. También implica un salario adecuado, para que sea un profesional competente.

Otro cambio es la formación del propio docente, que no será menor de cuatro años con planes unificados en todas las universidades que gradúan docentes. La Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena de Santiago deberá acogerse a la nueva normativa.

EL PRESENTE

Mirna de Crepo, viceministra de Educación, comparte que en el 2010 se logró disminuir el índice de fracasos escolares. El 10% de los 43 mil estudiantes que rehabilitaron no aprobó, porcentaje que es un logro significativo, acota.

‘Se han hecho muchísimos planes para el mejoramiento de la educación y la reducción de los fracasos; sin embargo, las disminuciones son muy pequeñas. En 2010 fue más notable la reducción. Tuvimos una repetición de premedia de 13.5%, habíamos llegado a alcanzar hasta el 15%, en un año hubo un 17%’.

El bajón fue más notorio en el nivel medio. ‘En la media estamos en 9.1% cuando hemos alcanzado hasta el 12%, lo cual es bien comprometedor. Algo que nos ha ayudado a bajar es el otorgamiento de becas y apoyo’.

Otro agujero por donde se cuelan millones de dólares es la deserción escolar. ‘La deserción también es costosa para el país. Ahora tenemos en la media el 3% de desertores, una cifra muy manejable en América. Con la masificación de la entrega de libros y becas, debemos ver reflejada una disminución de la repetición o repitencia’.

De Crespo detalla que hay provincias que registran mayor índice, como Darién, donde la reprobación es de 12% en primaria. ‘Es demasiado alto, tenemos que trabajar con planes especiales y supervisores nuevos, y con directores en propiedad. Que repitan en primaria esta cantidad es para nosotros muy preocupante, porque son niños y los niños cuando repiten son potenciales candidatos a la deserción’.

La educadora explica que en Kuna Yala los reprobados alcanzan el 12.4% en primaria, mientras que en Bocas del Toro, el 13.7%. ‘Son cifras muy elevadas, tenemos que obligarnos a bajarlas. No tenemos los mecanismos para hacer que ese padre mande a su hijo a la escuela’.