24 de Feb de 2020

Nacional

Acusan a Senafront de limitar movilidad

PANAMÁ. Los dirigentes de la comarca Emberá Wounaan acusan al Servicio Nacional de Frontera (Senafront) de prohibir la movilidad de los ...

PANAMÁ. Los dirigentes de la comarca Emberá Wounaan acusan al Servicio Nacional de Frontera (Senafront) de prohibir la movilidad de los habitantes dentro de la comarca para la caza, pesca y siembra de plátano, como parte del plan de seguridad y gobernabilidad dentro de la provincia del Darién.

Los pobladores de la comarca Emberá Wounaan viven entre Panamá y Colombia, siendo la movilidad transfronteriza la base de su dinámica de vida y lo que sostiene a las más de 60 mil personas que forman parte de ambas comunidades.

Williams Barrigón Dogirama, asesor de Comercio y Seguridad Binacional de esta comarca, denunció que se ha violado sistemáticamente la movilidad y los derechos humanos de los pueblos indígenas de la frontera, durante todo el 2010 y que continúan haciéndolo, por eso intentan establecer los mecanismos para garantizar que no se viole la dinámica de vida de los pobladores.

El dirigente aseguró que el conflicto armado es una guerra externa y que tanto la guerrilla como los gobiernos han abonado a que la situación no se solucione.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, es la guerrilla más numerosa y antigua de América Latina y sus campamentos se ubican en la espesa selva que divide Panamá de Colombia y durante sus 47 años de existencia, solo diez personas de la comarca Emberá Wounaan de la parte panameña han ingresado en las filas de la guerrilla.

PIDEN SOLUCIONES

Por esa razón, los emberá condenan las medidas de Senafront de intentar unificar las comunidades y evitar que los pobladores se dirijan a las cabeceras de los ríos a pescar, se desplacen para cazar, y aseguran que ellos también están preocupados por la situación de la frontera, pero que son ellos como dueños milenarios de sus tierras los que desarrollarán un plan de seguridad binacional entre los emberá wounaan de Panamá y Colombia.

‘Lo que pasa es que durante años el blanco intentó resolver los problemas desde la perspectiva blanca, no desde la cosmovisión de los pueblos indígenas’, aseguró el dirigente.

Los habitantes de la comarca siempre sembraron plátano, yuca y se dedicaron a la pesca, a la caza y a la recolección de frutas, prácticas que sostienen la seguridad alimentaria de la comarca.

‘La movilidad es parte de nuestro comercio interno, la siembra por cabuyas (hectárea) garantiza nuestra existencia, siendo el respeto a la naturaleza y la tierra las bases de nuestra cultura’.

Son 95 comunidades que forman los emberá wounaan de Panamá y Colombia, ellos no piden la retirada de Senafront, pero sí que sean los pueblos indígenas los que desarrollen un plan que garantice la seguridad social, cultural y alimentaria en la zona.