Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Nacional

Paco Gómez, un frente abierto para el Gobierno en el extranjero

El periodista español Francisco "Paco" Gómez Nadal no ha perdido un segundo para comentarle al mundo la repatriación que le hizo el Gobi...

El periodista español Francisco "Paco" Gómez Nadal no ha perdido un segundo para comentarle al mundo la repatriación que le hizo el Gobierno del presidente Ricardo Martinelli el pasado lunes acusándolo de "instigar" protestas junto a su pareja, la también comunicadora Pilar Chato.

El programa "La Noche", de la poderosa cadena informativa colombiana RCN Televisión, entrevistó a Paco Nadal donde usando otra vitrina mediática volvió a negar las acusaciones panameñas y sumarle puntos negativos al presidente Martinelli desde el extranjero.

Desde Madrid, España, el periodista habló de su polémico caso.

En la página electrónica de la televisora bajo el título "Periodistas españoles acusados de instigar desórdenes", se informa que los comunicadores "afirman que todo esto se debe a una persecución del presidente Ricardo Martinelli".

La pareja española

La pareja española fue detenida el sábado 26 de febrero de 2011, durante una protesta de comunidades indígenas en la Plaza 5 de Mayo contra la Ley 8 de 2011 del Código Minero, lista para ser derogada.

Él, que es miembro de la organización Human Rights Everywhere, fue llevado a la Corregiduría de Calidonia, a la DIJ en Ancón y a la Corregiduría de Ancón, de allí pasó al Servicio Nacional de Migración (SNM) y posteriormente al Aeropuerto Internacional de Tocumen, luego de un acuerdo de repatriación voluntaria, que ha sido duramente cuestionado. El lunes 28 de febrero fue enviado a la Madre Patria. Durante ese tiempo estuvo detenido por el Gobierno.

La pareja, en tránsito en Costa Rica, declaró a la prensa que aceptó su repatriación debido a las presiones que recibieron por parte de las autoridades panameñas.

La repatriación voluntaria permite a los periodistas volver a Panamá en un plazo de 2 años, contra los 4 que se les habría impuesto en caso de expulsión.

Ventana al mundo

El martes 1 de marzo, Gómez Nadal llegó al aeropuerto de Madrid-Barajas desde allí no han parado las noticias.

El periodista, nacido en el municipio de Alcantarilla de la Región de Murcia, de acuerdo con palabras de él al diario La Verdad, "fueron echados después de ser detenidos con violencia y ser sometidos a mucha presión psicológica, obligados, coaccionados y amenazados para firmar su deportación".

En el diario La Opinión de Murcia con el título haciendo una cita de Gómez Nadal "Fuimos detenidos con violencia y sometidos a coacciones", aparece charlando con otros periodistas murcianos.

En una rueda de prensa ofrecida en el Colegio de Periodistas de la Región de Murcia, anunció que recurrirán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Gobierno se defiende

El Gobierno panameño ha defendido su posición desde el primer día. El Servicio Nacional de Migración (SNM) informó que el día de la repatriación, los ciudadanos españoles se han acogido al artículo 84 del Decreto Ley 3 de 22 de febrero de 2008 que permite el retorno voluntario a su país de origen de los extranjeros que así lo soliciten.

De hecho, la Presidencia de la República, una hora y media después de la detención el sábado 26 de febrero, publicó un comunicado diciendo que era el "instigador y organizador de las protestas indígenas en el país".

"Hay una gran diferencia entre un periodista y un agitador. Periodista es alguien que reporta las cosas como son. Una persona que se convierte en un activista, se tira en una calle e incita a la violencia eso es otra cosa", afirmó el presidente Martinelli.

Los ministros caminan de la misma mano. La ministra de Gobierno, Roxana Méndez, ha defendido a Martinelli. Y el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, dijo que Paco Gómez estaba trabajando sin tener el permiso en regla, que no pagaba impuestos ni seguro social.

Desde el extranjero, Gómez, que lleva catorce años en Latinoamérica trabajando como periodista, explicó que en Panamá se vive "una predictadura civil".