12 de Ago de 2022

Nacional

Defienden cuenca del río Tabasará

VERAGUAS. Los indígenas y campesinos que mantienen cerrada la entrada al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, acordaron ayer, manteners...

VERAGUAS. Los indígenas y campesinos que mantienen cerrada la entrada al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, acordaron ayer, mantenerse en el lugar hasta el próximo miércoles, exigir la presencia de la Defensora del Pueblo, Patria Portugal y de la Ministra de Gobierno Roxana Méndez.

Instalados en un campamento, desde donde expresan su rechazo a la realización de esta obra, señalan que desde hace 11 años se oponen al proyecto antes conocido como hidroeléctrico Tabasará No. 1, cuyos trabajos han sido reanudados.

Los indígenas y campesinos desde hace una semana están cerrando un paño la vía Interamericana, con interrupciones de dos horas diarias.

El proyecto hidroeléctrico Barro Blanco está ubicado en los límites entre los distrito de Müna, en la comarca Ngöbe Buglé, y Tolé, en la provincia de Chiriquí. Según las estimaciones de los manifestantes, podría afectar más de 20 comunidades.

Manolo Miranda, vocero de los manifestantes, aseguró que en realidad las poblaciones continúan afectadas por la ejecución de este proyecto, pues lo único que se hizo fue cambiarle el nombre.

‘Estamos preocupados porque el gobierno —de forma irresponsable— le dio una concesión a una empresa que no garantiza los derechos sociales de las comunidades’, explicó Miranda. Manifestó, además, que frente al panorama que se ve lo que harán es continuar oponiéndose, sin importar si la policía los reprime, porque se enfrentarán en defensa de los derechos a la tierra que les pertenece.

Adelaida Miranda, vocera de los manifestantes, indicó que hace 11 años se están oponiendo al proyecto, pero que ahora solo con el cambio del nombre del proyecto se comenzó a trabajar otra vez. Mencionó que la justificación que se usa ahora es que esta obra está fuera de los límites de la comarca, pero lo que no se menciona es que afectará directamente a muchas comunidades de la reserva.

Zenobio González, residente en Tolé, advirtió por su parte que como poblaciones campesinas no están de acuerdo porque no se han tomado en cuenta las comunidades que se encuentran ubicadas río abajo y arriba del proyecto, que son las que en realidad serán afectadas. Los representantes de la empresa salieron del área de trabajo en la zona indígena, mientras se realiza la protesta, por lo que fue imposible conocer su versión sobre el tema.