Temas Especiales

16 de May de 2021

Nacional

Noriega es tema de Estado entre Panamá y Francia

El exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega, preso en una cárcel de París por el delito de lavado de dinero, se ha convertido en tema ...

El exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega, preso en una cárcel de París por el delito de lavado de dinero, se ha convertido en tema de Estado entre Panamá y Francia, porque la nación centroamericana lo quiere de vuelta.

Con tres solicitudes de extradición presentadas ante el gobierno francés, Panamá busca la repatriación del ex hombre fuerte panameño para que cumpla con la justicia de su país por dos crímenes por los que debe sendas condenas de 20 años.

El canciller panameño, Juan Carlos Varela, en persona viajará la próxima semana a Francia para reunirse con su colega galo, Alain Juppé, con quien hablará sobre el futuro de Noriega y otros temas bilaterales.

La reunión de ambos cancilleres, el próximo 3 de mayo, tiene como tema central las peticiones de extradición presentadas al gobierno galo, que adelantó previamente que el ex militar de 77 años debe cumplir la totalidad de su pena.

Noriega fue condenado a 7 años de prisión por el Tribunal Correccional de París en julio de 2010 por el delito de lavado de 3 millones de dólares producto del narcotráfico, cometido entre 1988 y 1989 durante el régimen militar que dirigió.

En Panamá el ex hombre fuerte tiene una deuda con la justicia panameña por el asesinato del ex dirigente opositor Hugo Spadafora en 1985 y también por la muerte del mayor Moisés Giroldi en 1989, en medio de un golpe militar fallido.

Según dijo a Xinhua el abogado de Noriega, el jurista Julio Berrio, las autoridades francesas han violado los derechos humanos de su cliente porque no tienen en cuenta las condiciones humanitarias comprobadas del ex militar.

"No han aplicado las reducciones de las penas impuestas a las que tiene derecho, en cumplimiento al Código Penal, que establece estos beneficios para las personas que califican para esta medida", expresó.

Berrio afirmó que su patrocinado ya no es un peligro para Francia, es un hombre de avanzada edad y ha sufrido quebrantos de salud, por lo que considera justa la aplicación de reducción de pena de parte de las autoridades galas.

"Noriega ha sufrido dos infartos cerebrales, requiere tratamientos médicos especiales y es un paciente cardíaco", así explicó los problemas de salud del ex militar.

El jurista también señaló que el proceso de extradición de su patrocinado se encuentra paralizado en París debido a la falta de autorización del gobierno estadounidense, para que se cumpla este proceso.

"La extradición del general está paralizada en virtud de que el gobierno francés no ha recibido la autorización de los Estados Unidos, para que se cumpla el retorno a territorio panameño, como él también lo ha solicitado", indicó.

Para la repatriación de Noriega hacia Panamá, Francia requiere de la aprobación estadounidense debido a que éste fue extraditado el año pasado a París desde una prisión de Miami, EE.UU., donde cumplió una condena de 20 años por narcotráfico.

Con respecto a la próxima reunión del canciller Varela y su colega francés, el abogado del ex militar reiteró su deseo de que el ex hombre fuerte sea repatriado a su país, donde pese al tiempo transcurrido desde su derrocamiento en 1989, aún despierta encendidos debates.

"Esperemos que con esta conversación se resuelva el retorno del general, pero todo depende de la voluntad de las autoridades francesas y de Estados Unidos", puntualizó.

Tanto Berrio como la familia de Noriega han manifestado su deseo de que el ex militar sea extraditado a su país de origen, donde pese a los casos judiciales pendientes, se sentirá mejor porque cuenta con el respaldo de sus hijas y algunos viejos amigos.

Las autoridades judiciales panameñas han indicado que el antiguo hombre fuerte tiene que enfrentar la justicia por los delitos que cometió durante su régimen.

El gobierno del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, ha cumplido con los procesos legales y diplomáticos necesarios para la repatriación de Noriega, cuyo destino final se encuentra en manos de la Justicia francesa y de un visto bueno de EE.UU..

Durante el régimen militar panameño (1968-1989) derrocado por una cruenta invasión estadounidense, se contabilizaron alrededor de un centenar de desaparecidos y asesinados, algunos de los cuales son atribuidos al ex general.