Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Nacional

Mora judicial darienita alcanza niveles críticos

PANAMÁ. En enero de 2011 fueron trasladados 50 detenidos desde la cárcel del Darién hasta La Joyita, como una medida de prevención ante ...

PANAMÁ. En enero de 2011 fueron trasladados 50 detenidos desde la cárcel del Darién hasta La Joyita, como una medida de prevención ante el mal estado del centro penitenciario de la provincia darienita. El juez Samuel Pereira, del circuito mixto de Darién, tenía fijadas cuatro audiencias para la semana siguiente, que fueron canceladas. En febrero se trasladaron 50 detenidos más y en marzo se llevó a cabo el último movimiento.

De los 150 detenidos de La Palma, sólo 17 estaban condenados. Los otros tenían prisión preventiva y estaban pendientes de juicio.

Para el juez Samuel pereira: ‘este traslado hizo más lentos los trámites, las audiencias se dificultaron y muchos de los llamados a comparecer no llegaron, contribuyendo a la mora judicial’.

En palabras del juez Rodolfo Palma Guerra: ‘el problema de la mora judicial, que preferimos llamarlo sobrecarga o saturación de los despachos judiciales, radica en varias causas, entre ellas están la falta de custodio y la falta de transporte, que ocasionan el no traslado de los detenidos, ocasionando que el 57% de las audiencias penales se caigan, incluso dentro de la ciudad. Con la distancia se genera un problema adicional’.

El padre Nicolás Delgado, de la Pastoral Penitenciaria de Darién afirma por su parte que: ‘aqui las cosa van despacio, la cuestión judicial es pésima, dicen que no es mora judicial sino sobrecarga de trabajo. Bueno ¡llámale como quieras! pero no es justo que haya gente presa dos, tres y hasta cinco meses por un tanque de gas’.

Situaciones como la de los privados de libertad del Darién se viven a diario en el sistema penitenciario panameño. La mora no es exclusiva de la capital ni tampoco de los despachos judiciales centrales.

Es un problema de todo el país y se agudiza en regiones como Darién.

Para solucionar este conflicto, el pleno de la corte suprema de justicia inició un programa de descongestión. El juez Rodolfo Palma Guerra, encargado del programa, afirma: ‘es una manera de impulsar y acelerar los procesos, agilizando los expedientes y efectivizando las audiencias’. Por eso se crearon los juzgados móviles: cuatro contenedores, equiparados con la tecnología y herramientas necesarias para efectuar las audiencias, y una estación de trabajo con doce escribientes que desgraban los procesos.

Así, terminando la intervención en una provincia, los jueces se trasladan rapidamente a otra area del país.

El itinerario de los juzgados móviles es por ahora: Herrera, Los Santos, Chiriqui, Bocas del Toro y Darién, donde preveén llegar entre los meses de octubre y noviembre.

Mientras tanto la provincia está sin centro penitenciario y los detenidos son trasladados hasta Ciduad de Panamá a la espera de la celebración de sus audiencias.