16 de Oct de 2021

Nacional

Licitación de CSS levanta suspicacia

PANAMÁ. El año pasado, la junta directiva de la Caja de Seguro Social (CSS) autorizó al director general, Guillermo Sáez Llorens, a cele...

PANAMÁ. El año pasado, la junta directiva de la Caja de Seguro Social (CSS) autorizó al director general, Guillermo Sáez Llorens, a celebrar un contrato directo con la empresa PROMED por 98 millones de dólares para el servicio de hemodíalisis de hasta 1,500 pacientes y la rehabilitación de salas extra hospitalarias en locales de la CSS.

Esta contratación directa fue rechazada por Gioconda Torres de Bianchini, contralora de la República, quien recomendó luego de una revisión minuciosa de la propuesta que se llamara a licitación. Sáez Llorens sustentó en ese momento que había conversado con las empresas que ofrecen estos servicios pero no estaban interesadas.

Torres de Bianchini le recomendó no incurrir en compras directas, al tiempo que los miembros de la Asociación de Pacientes con Insuficiencia Renal Crónica defendían la propuesta de Sáez Llorens, e incluso uno de ellos casi pierde la vida, fue internado en cuidados intensivos el mismo día que se declaró en huelga de hambre, por defender el contrato.

El viernes pasado, durante la reunión previa, y con la presencia de los dirigentes de la asociación de pacientes renales, nueve empresas acudieron a aclarar las dudas de un pliego extenso, 150 páginas. En este primer encuentro, representantes de algunas empresas denunciaron la existencia de dos pliegos, uno que ellos habían comprado con anterioridad y uno que manejaba la mesa. ‘Aclárenme el punto...’, pedían los empresarios. Los integrantes de la mesa contestaron que eso no estaba en el pliego. Así concluyeron que los documentos eran distintos.

EL JUEGO DE CIFRAS

Lo que más llama la atención de este nuevo acto público es que la CSS aumentó la suma del contrato rechazado -de 98 millones de dólares por 52 meses para garantizar el tratamiento de hasta 1500 pacientes- a $105 millones para atender en un tope de cinco a un total de 1656 pacientes, contratación que puede prolongarse indefinidamente. Ya antes, el contrato de $98 millones había sido cuestionado por haber aumentado el costo del servicio vigente que es de $23 millones y que mantiene la empresa Promed.

Rafael Medina, miembro de la Junta Directiva de la CSS, admitió no haber leído el pliego. Tampoco conoce por qué se aumentó $7 millones más al contrato.

Según David Ocálagan, paciente en tratamiento, d el contrato no incluye ambulancia, el transporte a los pacientes de casa a las salas asignadas por la CSS.

La Estrella le marcó al celular del doctor Javier Díaz, director nacional de Prestaciones Médicas de la CSS, para que explicara el porqué de los cambios y los dos pliegos, al cierre de la nota no hubo respuesta.

Díaz, en una entrevista anterior con este diario, había señalado que la CSS no habilitaría por su cuenta las salas intra y extra hospitalarias para este servicio porque recibieron un presupuesto andando y había fondos para esta inversión. Por este motivo, la nueva Dirección de Infraestructura de la CSS no podía realizar dichos trabajos. Reconoció además que los pacientes renales se incrementan cada mes y que había un plan para hacer que las personas tomen conciencia del tema.

No obstante, en esta licitación se aumenta la cantidad de pacientes que no contempló en el contrato directo, pese a tener la misma duración. Pero hasta el momento no se da a conocer el Plan Nacional para contener el incremento de los pacientes con insuficiencia renal, lo que aportaría un reducción de gastos.