19 de Oct de 2021

Nacional

La matanza continúa; Policía habla de estadísticas

PANAMÁ. Mientras las autoridades policiales defienden a capa y espada el conteo oficial de los homicidios registrados en lo que va del 2...

PANAMÁ. Mientras las autoridades policiales defienden a capa y espada el conteo oficial de los homicidios registrados en lo que va del 2011 destacando que se trata de casos aislados y en menor escala, ayer —en hechos aislados en Panamá Oeste— dos hombres murieron a tiros en situaciones en las que los homicidas utilizaron métodos extremos de violencia.

Los casos ocurrieron con una hora de diferencia. El estilo es el mismo que ha imperado en las últimas semanas: disparar contra la víctima a la vista de todos, a plena luz del día.

Este modo de operar de los sicarios es lo que mantiene alarmada a la población, que teme quedar involucrada en algún caso.

Sienten que ya no es necesario estar en lugares denominados ‘zonas rojas’ para correr peligro, sino que hasta un centro de salud, escuela, bus o parada es el escenario perfecto para que los homicidas acaben con sus enemigos exponiendo la seguridad de los demás.

Agrupaciones de la sociedad civil han manifestado su preocupación apostando a que las autoridades diseñen planes de seguridad integral enfocados en la prevención.

Horas después de ocurridos los hechos, subcomisionados de la Policía Nacional (PN) trataban de calmar los ánimos en la televisión, insistiendo en que los casos han disminuido.

Porfirio Justavino, de la Dirección de Planificación de la PN, ha dicho que se trata de una campaña para informar de los hechos y desmentir a los medios de comunicación que a diario venden información errada al respecto. Irónicamente, los casos saltan a la vista.

Mauricio Nelson, ex comisionado de la PN, lamentó que las autoridades de la institución hayan entrado en un enfrentamiento con la población sobre cifras, tratando de ocultar una realidad.

Nelson percibe que la Policía ha ‘politizado’ el Plan de Seguridad y está más interesada en quedar bien con la región que con la población, que es a quien se debe. ‘La seguridad en la región es importante, pero mucho más lo es la seguridad interna’. Dice compartir el sentir de la sociedad, al destacar que los sicarios han salido de sus territorios poniendo en riesgo la seguridad del resto de la población, tal como ha ocurrido en las últimas ejecuciones.

LA CHORRERA

Era las 5:00 a.m. de ayer y buena parte de los residentes de San Antonio, en La Chorrera, se disponían a ir a sus puestos de trabajos cuando de manera repentina se convirtieron en testigos de la muerte de Enrique Forero Pizarro, de 37 años. Dándole tres impactos de bala por la espalda, un sujeto de generales desconocidas acabó con la vida de Pizarro. La Policía mantiene a una persona detenida como el presunto homicida y no descarta que se trata de un ajuste de cuentas por un decomiso de droga en el residencial San Antonio.

Una hora más tarde, en las inmediaciones del Instituto Bilingüe de Vacamonte, en Arraiján, la escena era similar: Wilfredo Eduardo López, de 27 años, quedó sin vida después de recibir 9 impactos de bala en el cuerpo y rostro. Los primeros informes revelan que se trató de otro pase de factura. A López lo acusan de ser el cabecilla de la banda ‘El Chumical’.

El hecho ocurrió justo cuando López se disponía a dejar en la escuela a tres niños, quienes también resultaron con heridas.