Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

Cuidados de la salud femenina

GINECO-OBSTETRA. La vagina es uno de los órganos ginecológicos más nobles. Tiene la función de servir para la relación sexual, recibe y...

GINECO-OBSTETRA

La vagina es uno de los órganos ginecológicos más nobles. Tiene la función de servir para la relación sexual, recibe y conserva el esperma para la fecundación y ser el canal de parto. Así como las mamas y el útero, la vagina también experimenta cambios según la etapa en la que se encuentre la mujer, y como órgano del cuerpo sufre una serie de enfermedades.

La vagina tiene una serie de mecanismo naturales de defensa y protección que debemos conocer y cuidar, por ejemplo, tiene una flora bacteriana muy particular donde predomina los lactobacilos, también conocidos como los bacilos de Doderlin, que son responsables de mantener el ph óptimo, es decir la acidez propia de éste órgano. La integridad de la mucosa vaginal es otra protección importante. Muchas veces se piensa que sólo se enferma la vagina o se adquiere una infección en las damas que llevan una vida sexual activa, y una paciente sin actividad sexual puede sufrir de una infección tan fuerte y grave como la que es sexualmente activa.

Por ejemplo las pacientes inmunosuprimidas como las diabéticas, pueden desarrollar infecciones. El uso indiscriminado y descontrolado de duchas y jabones también puede desencadenar infecciones. La gran mayoría de las infecciones vaginales son por hongos y predominan en las damas en edad reproductiva, se caracterizan por una descarga vaginal blanca, grumosa que muchas veces se describe como de aspecto de queso blanco; además se acompaña de prurito y de molestia con las relaciones sexuales, que puede ser dolor y/o ardor. Existen otros gérmenes como la Gardenella y las Tricomonas que pueden enfermar la vagina.

Otras infecciones más graves son por ejemplo las cervicitis por clamidia y gonorrea, ambas tienen la capacidad de introducirse por el cuello de la matriz y enfermar además a la matriz y las trompas, y en el peor de los casos producir inflamaciones abdominales que pueden terminar en severas infecciones pélvicas como los abscesos tuboovaricos, que terminan muchas veces en cirugías que le pueden costar, incluso la vida. Otras enfermedades menos frecuentes son las alteraciones del epitelio vaginal, como la neoplasia intraepitelial, que es una lesión premaligna del cáncer vaginal y que muchas veces pasa desapercibido principalmente en las mujeres adulta. Si presenta alguna molestia vaginal no se auto medique ni se coloque óvulos sin previa evaluación médica, pues lo que se logra es la resistencia de los gérmenes que infectan la vagina y hacen difícil el manejo posterior.