Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

Defensoría investiga supuesto abuso policial; médico agredido espera sanciones

La Defensoría del Pueblo tomó la delantera y arrancó una investigación de oficio en torno a la denuncia de abuso policial al médico pan...

La Defensoría del Pueblo tomó la delantera y arrancó una investigación de oficio en torno a la denuncia de abuso policial al médico panameño Rafael Pérez Carrillo por parte del sargento Ferdín González y otros dos agentes de la Policía panameña.

El doctor, que fue golpeado en un retén policial el pasado jueves 22 de septiembre en horas de noche por El Carmen, Bella Vista, acudió este viernes a la sede de la Defensoría con la denuncia, pero le informaron que ya había iniciado al ser un hecho público.

"Lo único que estamos buscano es justicia, prevenir que esto no vuelva a ocurrir", explicó el también expresidente del Club Kiwanis de Panamá.

Alegó que lo que esperan los ciudadanos, una vez hecha la denuncia ante la Dirección de Responsabilidad Profesional (DRP) y el Ministerio Público, son sanciones ejemplares.

El galeno agregó que sus agresores no deben ser seguir siendo policías y tampoco portar armas, "porque son un peligro para la ciudadanía" y pide sean separados del cargo y enfrentar la ley.

El pasado martes 27 de septiembre, el doctor Pérez Carrillo junto a su abogado José Broce interpuso una denuncia por abuso de autoridad y uso excesivo de la fuerza ante la DRP de la Policía Nacional.

Días antes, la defensora Patria Portugal, en un comunicado, señaló que "la Policía está llamada a proteger y el hecho de que agredan a un ciudadano contraviene lo señalado en el artículo 17 de la Constitución".

En tanto, la Policía ha negado abuso policial, incluso presentó el viernes 23 de septiembre una denuncia ante el Ministerio Público contra el médico.

Además, vía Twitter, ha dicho que el doctor le fracturó el tabique al sargento y le rompió el labio (mostraron la fotografía).

Los policías Miguel Rivera y Ferdín González, en la denuncia ante la Procuraduría, aseguran que el médico quería pasar el retén sin ser verificado, y por ello los insultó y agredió físicamente cuando le solicitaron la licencia de conducir y la cédula.