18 de Ago de 2022

Nacional

La relación Martinelli - Bosco Vallarino desde 2009 a enero de 2012

La relación entre el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli y el exalcalde capitalino, Bosco Vallarino, nunca fue buena.

La relación entre el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli y el exalcalde capitalino, Bosco Vallarino, nunca fue buena.

Al menos eso es lo que se traduce de la relación que mantuvieron desde julio de 2009-, cuando arrancó el gobierno-, hasta los últimos días: críticas, acusaciones y pedidos de renuncia. La estocada final fue enero de 2012. Fueron 30 meses envueltos en una manta agria.

Bosco renunció al cargo el jueves 12 de enero de 2012 aduciendo problemas de salud en una carta; y su familia y el Partido Panameñista denuncia amenazas de Martinelli de encarcelarlo, sino se iba.

El primer golpetazo del mandatario contra el exburgomaestre fue el sábado 21 de noviembre de 2009, cinco meses después de iniciar la administración y pelearse con su vicealcaldesa Roxana Méndez, hoy titular.

Durante un recorrido que hizo en el área de La Porqueriza, en Pueblo Nuevo, emplazó al alcalde para que dejara de estar haciendo "zoquetadas" y "babosadas" y se ponga a limpiar la basura de la ciudad.

Aún había luna de miel, Bosco respondió muy diplomáticamente que la opinión del mandatario "es el consejo de un buen amigo preocupado por la situación".

Jalón de oreja En abril de 2010, el presidente Martinelli le jaló la oreja nuevamente al alcalde capitalino y a los representantes de corregimiento de la ciudad capital para que se dejaran de pelear y "se pongan las pilas y recogan la basura".

Era la segunda vez que el mandatario le llamaba la atención al alcalde capitalino.

Seguía en el tapete el tema de la basura, el Consejo Municipal capitalino había aprobado mantener la compra directa de los 51 camiones compactadores valorados en 8.6 millones de dólares en una sesión en donde no faltaron los gritos e insultos.

Ante ese panorama, el gobierno, encabezado por Martinelli, impulsó en mayo de 2010 la creación de la Autoridad de Aseo para quitarle al alcalde la municipal DIMAUD.

Aunque entró en funciones en enero de 2011 y avalada por la Asamblea Nacional en 2010, Bosco objetó esta entidad diciendo que tenía capacidad para recoger basura.

La encuesta de Dichter & Neira para el mes de mayo de 2010 registra resultados duros para el burgomaestre y el propio gobernante bajaba 9% en su popularidad.

El 1 de julio de 2010, Bosco recibió nuevamente un llamado de atención de parte del presidente de la República, quien puso en entredicho la labor de la Alcadía en el tema de la recolección de desechos.

Al finalizar la sesión de instalación del segundo periodo ordinario de la Asamblea Nacional, dijo: "Estoy muy preocupado porque otra vez se está deteriorando el problema de la basura y Bosco (Vallarino) que empiece a trabajar".

Martinelli pidió renuncia El escenario seguía crispado y el viernes 2 de julio de 2010 Martinelli pidió su renuncia mientras se encontraba en una recepción en la casa de la entonces embajadora de Estados Unidos en Panamá, Barbara Stephenson.

"Yo le pido muy respetuosamente al alcalde que ponga su puesto a disposición porque esta ciudad no merece tener la Alcaldía que tenemos", fueron palabras de Martinelli.

Ante esa estocada presidencial, Vallarino indicó que Juan Carlos Navarro tuvo diez años para demostrar su capacidad al frente de la Municipalidad, y que él apenas ha cumplido un año.

La solicitud pública generó críticas. La abogada Magaly Castillo, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, consideró que el gobernante no debió pedirle al alcalde que renunciara, porque no es su atribución hacerlo.

En julio de 2010 fue interpuesta una de las primeras demandas contra Vallarino por la resolución de los diputados que le devolvió los derechos ciudadanos; las otras dos llegaron en febrero y julio de 2011.

La relación seguía tropezada, iniciaba la Autoridad de Aseo y no había reconciliación. El 18 de octubre de 2011, el presidente criticó al alcalde capitalino y a su antecesor, Navarro, por sus gestiones en la Alcaldía de Panamá.

"Este alcalde (Bosco) y el alcalde anterior, el alcalde Navarro, verdaderamente, ninguno de los dos ha hecho ningún trabajo beneficioso para la ciudad de Panamá”, expresó en Isla Colón, en Bocas del Toro, en un evento donde 33 mil niños y jóvenes alumnos recibirán la Beca Universal.

Se fue el alcalde Bosco había cuestionado el tema de Juan Hombrón, sus funcionarios salieron a quejarse del desfile de globos el 27 de diciembre de 2011 por el daño de las villas navideñas y en varias oportunidades en la televisión fustigaba que Martinelli estaba mal 'asesorado'.

El 12 de enero de 2012, Vallarino, del Partido Panameñista, y que a inicios de julio de 2010 el mandatario le pidió la renuncia al cargo y cuyo colectivo rompió alianza con el gobierno el martes 30 de agosto de 2011, salta del barco y todos apuntan a Martinelli.

El viernes 13 de enero en medio de las acusaciones, el presidente de la República aseguró que no tuvo ninguna discusión o problema con Bosco.

"Yo lo único que quiero decirles es que le deseo a Bosco Ricardo Vallarino, que es mi amigo personal, una pronta recuperación... él es una gran persona y Panamá necesita gente como él".

El 24 de enero de 2012 se conocerá el fallo en el caso de la demanda contra la ciudadanía del alcalde.

Las críticas seguían a Bosco Desde su postulación para el cargo de alcalde para las elecciones del 2009, Vallarino enfrentó críticas por mantener doble nacionalidad (panameña y estadounidense), lo que fue resuelto luego que la Asamblea Nacional restituyera sus derechos civiles, en una presidencia panameñista.

Recibió críticas por verse involucrado en varios escándalos por temas como la confección de un cheque de 4 mil dólares a nombre de su esposa, con fondos del Municipio, deficiencias en el sistema de recolección de basura, la inversión de varios millones de dólares en la realización de las villas navideñas, piscinas inflables, contrataciones directas, entre otros.