Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Nacional

‘El gobierno no cumplió’

En lo personal me duele mucho lo que está pasando con mis hermanos ngöbes. Y entiendo que se sientan burlados por las autoridades. Hay p...

En lo personal me duele mucho lo que está pasando con mis hermanos ngöbes. Y entiendo que se sientan burlados por las autoridades. Hay personas del gobierno que piensan que los indígenas algún día se van a cansar, y esa guerra de desgaste es un gran error. Es la tercera vez que aparecen incidentes por la misma situación.

La Asamblea legislativa tiene que derogar una sola parte de la ley. No veo dónde está la complicación. Hemos visto que cuando hay algo que al gobierno sí le interesa se aprueba rápidamente en el pleno. ¡No le dan tantas vueltas!

Es muy importante que se sepa que la solución no está aquí, sino en la Asamblea. La lectura que yo le puedo dar es la siguiente: hay una comunidad que exige autodeterminación y respeto a lo pactado. Por otro lado, un gobierno que solo sabe hablar de inversiones.

Entonces, no están hablando el mismo lenguaje. ¿Por qué? Simplemente un grupo está hablando un lenguaje de patrimonio y cultura; y el otro, de inver siones y ganancias. Lógicamente no se logran comunicar porque cada vez que tú me hablas de respeto a la cultura la otra parte dice sí, pero debajo de tu tierra yo sé que hay millones de dólares en juego.

Aquí en San Félix estuvo el ministro Jimmy Papadimitriu y en el cruce, rodeado de dirigentes indígenas, dijo que se comprometía a expulsar a los extranjeros que estaban detrás del tema minero. Pero los chilenos mineros siguen aquí. La presencia de estos extranjeros es una provocación. Si en lo mínimo que representa no tocar la llaga no se ha cumplid o, ¿cómo estará la llaga?

Al gobierno le ha faltado claridad. Si ellos no están dispuestos bajo ningún concepto a respetar la Comarca, porque ya tienen un plan y compromiso con respecto al tema minero, entonces ¿qué podemos hacer? El problema es que se ha dejado a un lado un tema sensible como lo es la explotación minera en territorio comarcal, debido a que quedó muy abierto el artículo 5. Y en esto hay que ser claros: los indígenas están bien documentados y asesorados. O sea que no estamos hablando con un cúmulo de ignorantes. que es lo que, creo, el gobierno a veces piensa.

Lamentablemente hay una realidad de imposibilidad de diálogo, se han roto los puentes de comunicación. El gobierno sabe la posición de los indígenas y asimismo los indígenas están claritos de la del gobierno.

Me siento avergonzado porque como iglesia dimos la plataforma, los medios de mediación para poder llevar adelante un diálogo sincero entre dos partes y que al final se llegó a un acuerdo, pero no todo está bien y la causa del problema sigue estando allí .

Viendo cómo se han desarrollado los acontecimientos, si me pidieran ser nuevamente mediador no estaría dispuesto. ¿Saben por qué? Es que ya todo está hablado. ¿Cómo hemos quedado nosotros como mediadores? Si una parte asumió que la iglesia iba a apoyar y así lo hizo, pero que no hemos podido garantizarle a los indígenas que lo que se pactó se cumpla. Nuestras competencias acabaron. No puedo agarrar a un diputado y obligarlo a que apruebe una ley. Ayudamos a que esas dos partes se sentaran, pero creo que los indígenas han entendido que por medio del diálogo el gobierno no entiende, a los que escuchan son a los que ponen muertos o cierran calles, este es un mensaje bien negativo. Lo que sí es indudable es que detrás de esa aparente pasividad de los ngöbes hay un espíritu de lucha que es inquebrantable.

ADONAI CORTÉS