02 de Oct de 2022

Nacional

La mejor versión del Parque Omar

El sol veraniego pinta aún mejor el paisaje e intensifica los colores del Parque Omar. Cientos de personas, desde los más chicos hasta l...

El sol veraniego pinta aún mejor el paisaje e intensifica los colores del Parque Omar. Cientos de personas, desde los más chicos hasta los más grandes, recorren satisfechos cada uno de los rincones y disfrutan de las variadas instalaciones y comodidades que ofrece el lugar. Después de casi tres décadas, el parque ha llegado a lo que muchos usuarios han esperado que logre.

Desde que Omar Torrijos logró comprar los terrenos para el Estado en 1973, el pulmón más grande de la ciudad capital ha pasado por un largo y duro proceso. Varios juegos oxidados que representaban un peligro para los niños, poca iluminación y seguridad, mala apariencia. Todas estas características han cambiado en los últimos dos períodos presidenciales.

Hoy en día, pasear por los remodelados senderos genera una sensación muy distinta a la de diez años atrás. Además de que entre los usuarios se ven obreros que van y vienen con herramientas y planos.

‘Hace años que vivo en la zona (San Francisco), y puedo decir que hoy en día el parque está en su mejor estado’, apunta Luis, de 68 años. Este vecino suele venir cada mañana a caminar y después se queda mirando si alguien está jugando en la cancha de tenis o en el nuevo cuadro de fútbol 5. ‘Los niños tienen muchas más cosas para hacer y todo está más organizado’, agrega Luis.

Del proyecto de ‘salvación’ del parque que lleva el nombre en honor al ex jefe de Estado Omar Torrijos y que inició en 2004, en la actualidad es que se pueden ver los resultados. Mejor iluminación, saneamiento adecuado, entradas y estacionamientos optimizados, baños, semáforos, más juegos, más bancas en el camino y mayor seguridad son algunos de los trabajos que se mantuvieron de la pasada administración.

Algunas de las mejoras impulsadas por la actual administradora, Yola Parson, son la cancha de fútbol 5, una zona de juegos para ejercitarse, conexión Wi-Fi gratuita, la reinauguración del anfiteatro al aire libre y la continuidad de los trabajos en la piscina, que desde 2008 está en total inactividad, otra razón de lamento para los usuarios.

‘Solía venir a esta piscina porque era pública y además me podía quedar a estudiar en la biblioteca cuando terminaba’, relata la joven Lynette. ‘Ahora solamente vengo a correr, pero me alegra ver que el parque ha cambiado para bien’, agrega.

La primera fase de este rescate del parque, también llamado Héctor Gallego, no tuvo ningún costo para el Despacho de la Primera Dama ni para el Ministerio de la Presidencia, ya que se usó un grupo interinstitucional conformado por entidades como los ministerios de Salud, Obras Públicas, Desarrollo Agropecuario, Educación, el INDE y la ANAM.

¿CAPRICHOS?

De la misma forma que se encuentran personas felices con lo que ofrece el parque, hay otras que no están completamente de acuerdo. Las hermanas Ana y Deisy Martínez son unas de las que critican la ‘superpoblación’ de infraestructuras en el único pulmón verde de la ciudad.

‘Comprendo que sea un centro de recreación, pero se podría prescindir de varias cosas para que hayan más espacios verdes, como las canchas de fútbol o béisbol. Para eso que hagan una ciudad deportiva, o algo así’, comenta una y agrega que ‘solo vienen a correr’ porque les queda cerca de sus oficinas.

Otra que no está de acuerdo con las obras que se hacen en las 63 hectáreas del lugar es Felicidad Da Silva. Para ella, ‘lo que se hace aquí adentro son meros caprichos de las primeras damas que no tienen nada para hacer’, aunque a la vez reconoce que es bueno que los niños tengan un lugar seguro de entretenimiento.

Por otra parte, un vecino del lugar reconoce hoy en día, sentado en una de las bancas bajo los nuevos postes de luz, que ‘así da gusto venir a pasar el rato’; mientras que la ex primera dama Vivian Torrijos señala que ‘toda obra que sea en beneficio de la comunidad es buena. Con el tiempo se verá si esas inversiones satisfacen a mayorías o a minorías’.

Con el pasar de los años, administraciones, proyectos y obras que aún están en proceso, el parque ha tomado forma. Para la mayoría de los usuarios, este espacio ahora sí es disfrutable y donde la gente puede aislarse un rato de la agitada rutina y el tráfico.

CAMBIOS DE ESTADO

El gran impulso en las obras del antiguo Club de Golf llegó durante el período de gobierno de Martín Torrijos (2004-2009); la primera dama delegó a Mingthoy Giro como administradora del mismo. Fue entonces cuando el lugar de esparcimiento fue reinaugurado el 13 de noviembre con una cara completamente diferente.

‘Recuerdo aquella reinauguración’, relata Marta, de uno de los puestos de comida. ‘La gente estaba muy emocionada, porque habían dejado de venir por la inseguridad y porque era feo, realmente’, agrega.

En esa etapa, el presupuesto para el parque era de $127 mil anuales más $51 mil destinados exclusivamente para la piscina.

‘Son 63 hectáreas que hay que mantener a un altísimo costo. La yerba, áreas verdes, piscina y lugares comunes conllevan mucho dinero’, explica Vivian de Torrijos.

A pesar de que en el período 2004-2009 el presupuesto del Despacho de la Primera Dama era de $3.5 millones anuales para todos los programas a nivel nacional, pensar en un proyecto exclusivo para el parque requería sí o sí del apoyo del Ministerio de Obras Públicas (MOP) o del Fondo de Inversión Social (FIS).

‘Lo que se comenzó en ese período fue la utilización del parque para las celebraciones del Día del Niño, ferias infantiles en Navidad y veranos deportivos’, subraya la ex primera dama.

Las mejoras que continúan en proceso y las otras que se han concluido recientemente radican de un proyecto de red de parques que no prosperó en ese período pero que era ‘muy oneroso’.

‘Invertir en ese proyecto hubiera sido no hacer más nada en cinco años de gestión con el presupuesto que me aprobaban. Contemplaba varias canchas sintéticas, veredas para los 4wheel, remodelación del anfiteatro, una zona especial para discapacitados y una nueva piscina’, enumera Torrijos.

En contrapunto, la etapa en la que el parque pasó por su peor estado fue entre el 2000-2004, bajo la presidencia de Mireya Moscoso y la administración de su hermana Ruby. Varias publicaciones de periódicos de entonces resaltan el mal estado de los juegos, la poca iluminación y la alta inseguridad.

Sobre el presupuesto que maneja el actual despacho de la primera dama, Marta Linares de Martinelli, no se pudo conocer detalles, ya que en la oficina situada en el mismo parque no están ‘habilitados para brindarla’.