Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Nacional

Caos y confusión reinaron en el IPA

PANAMÁ. Al final todo quedó en un gran susto y, al tiempo, en un buen ejemplo de la descoordinación que existe entre las instituciones l...

PANAMÁ. Al final todo quedó en un gran susto y, al tiempo, en un buen ejemplo de la descoordinación que existe entre las instituciones llamadas a atender este tipo de contingencias o, por lo menos, de transmitir la información a las personas afectadas.

Mientras eran desalojados (bajo de la lluvia) cientos de estudiantes y decenas de profesores del Instituto Panamericano (IPA), en Las Sabanas, por una supuesta llamada anónima en la que se reportaba la existencia de un artefacto explosivo en las viejas instalaciones, sus padres de familia pasaron, tal vez, el peor momento de sus vidas.

Ante la alerta, el aparato de comunicaciones del Cuerpo de Bomberos de Panamá reportaba una situación de simulacro de evacuación por incendio. En la Policía Nacional no había precisión de cuánto allí acontecía.

‘A los que me tiraron al desvío les digo que sí hubo amenaza de bomba en el IPA. Colegio cerrado con maletas adentro’, tuiteaba James Aparicio, el veterano director del tabloide Metro Libre.

¿Hubo una movilización controlada por un ejercicio de desalojo?, ¿un conato real de incendio? o ¿una amenaza real de bomba en el centro educativo de la avenida Martin Luther King? Nadie lo precisaba, mientras decenas de padres de familia superaban obstáculos para llegar a la sede del colegio a retirar a sus hijos, particularmente a los más pequeños, en medio del mar de especulación que había en las transmisiones radiales y televisivas, así como en las redes sociales.

‘¿A quién se le ocurre hacer un simulacro debajo de esta lluvia?, se preguntaba el director de un medio de comunicación social mientras ordenaba la movilización de su personal a la zona de los acontecimientos para esclarecer y reportar los hechos.

Paula López tiene a su pequeña de 12 años en premedia en ese colegio de orientación evangélica metodista ‘donde se enseña un buen inglés’. Los nervios casi la traicionan mientras el taxi en que viajaba se encontraba varado en el congestionamiento de la vía Porras. Labora cerca del ATLAPA, en San Francisco. No hallaba tranquilidad hasta que no lograra recoger a su pequeña. Casi le rogó al conductor del taxi para que sintonizara ‘RPC’ para saber que estaba pasando; este lo hizo de mala gana porque venía bien pritty escuchando ‘El Reventón’, de Eloy Pincay. ‘Era un tipo como de 30 años que estaba indolente ante la angustia que tenía’, relataba finalmente esta arquitecta divorciada, mientras se aferraba al brazo de una niña bien desarrollada.

Al cierre de estas planas, las autoridades investigaban la posibilidad de que el móvil de la amenaza guardara relación con el asesinato del activista del PRD en San Miguelito, Gilberto Pinzón Ríos, cuyos hijos estudian en ese colegio.